Desatan Carnicería en Penal de Acapulco

Desatan Carnicería en Penal de Acapulco

53
0
Compartir

La fuerza del crimen organizado se dejó sentir sin freno, con saldo de 28 muertos.

Chilpancingo, Guerrero.- La disputa por el autogobierno del penal de Las Cruces de Acapulco, enfrentó ayer a internos de alta peligrosidad que pertenecen al Cártel Independiente de Acapulco (Cida) y el de Los Beltrán Leyva.

El saldo de la riña en la zona denominada de “máxima seguridad” y que es donde se encuentran los presos de alta peligrosidad fue de 28 muertos con bajas en ambos grupos y tres heridos. Al menos cuatro de los fallecidos fueron decapitados. Pese a que la riña duró más de una hora, ninguna autoridad federal o estatal intervino durante la reyerta. Informes oficiales señalan que el control de este penal, en donde hay una población carcelaria de 2 mil 61 internos, es de el Cida. Sin embargo, hay otro grupo que pertenece a Los Beltrán Leyva que también quieren tener el control por lo que se dio el enfrentamiento este jueves en la madrugada. El grupo que tenga el control de este penal es el encargado de la venta de alcohol, droga, televisiones y de las prostitutas. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016 (DNSP) elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) los penales de Guerrero tienen deficiente control por parte de las autoridades. A nivel nacional, los centros estatales de Readaptación Social (Ceresos) obtuvieron una calificación de 6.27; la menor calificación fue para el Centro Regional de Reinserción Social Chilpancingo, Guerrero, con 3.91 puntos. Las cárceles municipales a nivel nacional obtuvieron las calificaciones más bajas, con puntaje de 3.90. El penal de Las Cruces obtuvo una calificación de 4.76 debido a las irregularidades que prevalecen en su interior. Se reportó que existe sobrepoblación, hacinamientos, mala alimentación y falta de personal de seguridad. “Existen áreas de privilegios, objetos y sustancias prohibidas y existencia de reos que ejercen violencia o control sobre el resto de la población”. Momento ‘inadecuado’ El motín al interior del penal de Acapulco, ocurrió de forma previa a la reunión privada entre el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John F. Kelly, y los titulares de la Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón. Por la tarde, el Gobierno de Héctor Astudillo Flores confirmó la cifra oficial de la matanza en el centro penitenciario. A través de una conferencia realizada en el puerto, el vocero de Seguridad en la entidad, Roberto Álvarez Heredia, informó este hecho luego de que las autoridades estatales pretendieron minimizar la tragedia argumentando que se había tratado de una riña, y que el saldo era de sólo cinco muertos y un herido. El penal de Las Cruces se ubica en el cinturón de miseria del principal destino turístico de la entidad, alejado de la avenida costera Miguel Alemán, misma que fue blindada por la visita del funcionario del Gobierno estadunidense. ‘Máxima seguridad’ Los informes refieren que el director del centro, Miguel Ángel Gómez Garduño, precisó que la agresión armada se registró en el módulo denominado de “máxima seguridad”, donde se alojan internos acusados de formar parte de la delincuencia organizada. Después del tiroteo, al menos 500 internos salieron de sus celdas, y los custodios de una torre de vigilancia reportaron cinco presos asesinados, refirieron los primeros informes. De acuerdo con imágenes aéreas difundidas por el Gobierno de Guerrero, cinco hombres decapitados yacían en la entrada principal de la cárcel; además, sobre las víctimas dejaron escritos mensajes en cartulinas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta