La Selecta no fue rival

La Selecta no fue rival

43
0
Compartir
  • Con Juan Carlos Osorio en las tribunas, el Tri gana su primer compromiso de la Copa Oro 2017 ante El Salvador y se agencia la cima del Grupo C por mejor diferencia de goles.

México regresó a Concacaf y ahí, Juan Carlos Osorio es el tuerto de aquella famosa tierra de ciegos.

En Concacaf poco o nada importa que el Tri enfrente a El Salvador sin un centro delantero y encima le casque tres goles—. Los centroamericanos se supone que fueron el rival más fuerte de un grupo donde falta enfrentar a Jamaica y cerrar con el débil Curazao para tomar la punta del Grupo C con tres puntos y mejor diferencia de goles que los jamaicanos.

México venció 3-1 a la Selecta en San Diego. Entradón en el Qualcomm que certifica en las arcas la voracidad de la única confederación que organiza su torneo de selecciones cada dos años y en el mismo país sede.

El colombiano presentó a su equipo B y dentro de esa etiqueta de alternativo que tiene este Tri, todavía Osorio se atrevió a inventar algunas posiciones para sus jugadores, a modificar incrementando el acervo de inventos, y quedar, incluso, como genio de la estrategia cuando alguna de esas novedades le salió, como cuando Orbelín metió el tercer gol.

Salvo algunos pecados defensivos mantiene la terquedad de regalar balones en la salida, México navegó en aguas mansas en su presentación en Copa Oro.  Dominó a un rival que intentó pegar menos de lo que dicta su prosapia, y jugar más de lo que suele hacerlo cuando enfrenta al Tri.

Al final no pudieron con la jerarquía del equipo B de México, lo cual sólo confirma las diferencias que aún se mantienen en el área. El Salvador es un equipo eliminado del Mundial y México uno que prácticamente está calificado a Rusia 2018.

Y es que en Concacaf, Juan Carlos Osorio es el tuerto de aquella famosa tierra de ciegos.

LOS GOLES

7’ La Selección mexicana se fue adueñando del esférico poco a poco y pronto llegó la recompensa. Elías Hernández envió un centro por el sector de la derecha a segundo poste, para que llegara Hedgardo Marín rematando de cabeza y poniendo al frente al conjunto Tricolor.

9’ El Salvador reaccionó pronto. Equipo que había arrancado con mucho ímpetu el encuentro. Nelson Bonilla  consiguió ganarle la espalda al capitán de México, Hugo Ayala, para ponerse de frente a Jesús Corona y disparar cruzado y conseguir el empate.

28’ Jesús Gallardo tomó la pelota desde su banda de la derecha y como jugaba a perfil contrario, cambió hacia su pierna zurda, envió un centro como si lo hubiera hecho con la mano a la llegada de Elías Hernández, quien de primera le pegó a la pelota con rencor.

54’ Elías Hernández desbordó por la banda derecha y llegó hasta línea de fondo sin un rival que le estorbara, sacó un centro preciso a primer poste, pero el balón botó y eso evitó la llegada del arquero, a segundo poste apareció Orbelín Pineda solo para chocar el balón y anotar.

EL PIZARRÓN

Edson, uno más
En esa obsesión por usar zagueros altos, Osorio volvió a improvisar un lateral, ahora en la persona de Edson Álvarez, quien apareció como marcador derecho, funciones muy diferentes a la la de central por derecha en línea de cinco que jugó con La Volpe en América.

Sin 9
Pese a que mandó pedir de emergencia al goleador de la MLS, Érick Torres, Osorio decidió no sólo no ponerlo, sino jugar sin eje de ataque fijo con Sepúlveda y Pizarro llegando a esa zona. En el complemento inclusoprescindió de Sepúlveda, sin meter al “Cubo”.

Movedero
Osorio mandó pocas modificaciones con sus cambios, pero sí algunas significativas con la gente que tenía en la cancha. Así, Gallardo jugó de volante, pero terminó de lateral, Pineda fue por izquierda como interior, Dueñas tuvo funciones de Lateral drecho, y varios etcéteteras.

MOMENTOS CLAVE

Oportunidad dorada
Dos minutos después de que México recuperó la ventaja, Jesús Corona regaló el balón en una salida a Nelson Bonilla. El eje de ataque de los centroamericanos disparó bombeado, pero el esférico se fue por encima del larguero, en la única posibilidad real de los salvadoreños para volver a nivelar el partido.

Raro, pero efectivo
De entre todos los movimientos con y sin cambios que realizó Juan Carlos Osorio, el que resultó clave fue el de Orbelín Pineda, quien apareció como una especie de interior por izquierda. El guerrerense supo acomodarse a su nueva posición y hasta se dio tiempo de anotar el 3-1 definitivo.

Doble golpe a la Selecta
Cuando México ya ganaba 3-1 Elías Hernández le reventó en la cara al arquero Benji Villalobos, lo que era el cuarto gol del Tri. La valiente acción tuvo consecuencias, pues Benji se fue lesionado. Esto fue un golpe anímico para la Selecta, que bajó los brazos y regaló un cómodo final al Tri.

LAS VOCES DE LOS EXPERTOS

SE CUMPLE
Arturo Pacheco (analista)

México cumple tanto en el marcador como en el trámite del partido ante un rival muy inferior. Considerando que Osorio presenta un equipo alternativo y la pobre calidad del contrario, lo más importante es corregir las facilidades defensivas, pero, seguro vendrán rotaciones.

MÁS CONSISTENCIA
Ernesto López Mota (columnista)

La incoherencia de iniciar con Jesús Gallardo en defensa y Elías Hernández en medio campo con perfiles cambiados se corrigió para el complemento, jugando cada uno en su perfil natural. La mayor cantidad de volantes le dio a México posesión de balón y prácticamente anuló el accionar de los salvadoreños.

SIN PRETEXTOS
Rubén Rodríguez (periodista)

Partimos de la obligación que tiene México de mostrar y consolidar el mote de “Gigante” ya que aquí no hay pretextos. Anoche mostró destellos e individualidad que sostienen el resultado. Poco para presumir y a destacar la aparición del famoso grito.

No hay comentarios

Dejar respuesta