Roy Halladay fallece en accidente de avión en Golfo de México

Roy Halladay fallece en accidente de avión en Golfo de México

36
0
Compartir

HOLIDAY, Florida — Roy Halladay, ganador de dos premios Cy Young y considerado uno de los mejores lanzadores de las Grandes Ligas en las últimas dos décadas, falleció el martes, cuando su avión privado se estrelló en el Golfo de México. Tenía 40 años.

Entre los logros memorables de Halladay figura haber lanzado un juego sin hit en los playoffs con los Filis de Filadelfia. Consiguió también un juego perfecto en temporada regular.

El alguacil del condado de Pasco, Chris Nocco, dijo en una rueda de prensa que el avión ICON A5 de Halladay se estrelló alrededor del mediodía cerca de la costa de Florida. Una unidad de vigilancia marina, dependiente de la oficina de Nocco, respondió a los reportes del accidente y encontró el cadáver de Halladay, en aguas someras y cerca de una zona de manglares.

No se halló a sobrevivientes en el lugar de la tragedia. Sin embargo, la policía señaló que no podía confirmar si había más ocupantes en la aeronave o hacia dónde se dirigía ésta.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) abrió una investigación.

Halladay, quien se retiró después de la temporada de 2013, era un piloto aficionado que solía publicar en las redes sociales fotos y videos relacionados con la aviación.

”¡He soñado con tener un A5 desde que me retiré! ¡Y en la vida real es incluso mejor que en mis sueños!”, tuiteó el 13 de octubre.

La empresa ICON Aircraft había difundido un video en el que Halladay probaba un nuevo avión. Se trataba del A5, un hidroavión de dos plazas, descrito como ”ligero y deportivo”.

En el video, Halladay decía que los términos de sus contratos en el béisbol le impedían tener una licencia de piloto mientras estuviera jugando. Relató que, originalmente, su esposa estaba en contra de que operara la aeronave.

”Me ha reñido por eso todo el tiempo”, comentó.

”Luché duro, duro. Estaba totalmente en contra de esto”, indicó Brandy Halladay en el mismo video, antes de explicar por qué entendió y aprobó eventualmente a su marido en su deseo de tener el avión.

ICON tiene su sede en Vacaville, California. El 8 de mayo, dos empleados de ICON, el principal piloto de pruebas y el director de ingeniería, murieron por un accidente de un A5 en el condado de Napa, California. El informe de la NTSB señaló como causa probable ”la incapacidad del piloto para conservar distancia respecto del terreno mientras maniobraba a una baja altitud”.

Halladay jugó 12 temporadas con los Azulejos de Toronto (1998-2009) y cuatro con los Filis (2010-13). Acumuló un récord de 203-105, con una efectividad de 3.38.

”Estamos aturdidos por la trágica noticia de la muerte a destiempo de Roy Halladay”, dijeron los Filis en un comunicado. ”No hay palabras para describir la tristeza que sentimos todos en la familia de los Filis por la pérdida de uno de los seres humanos más respetados en la historia de este deporte”.

Ryan Howard, ex primera base de los Filis, tuiteó: ”Un día muy triste. Hemos perdido a un gran jugador y a un mucho mejor ser humano”.

Entre otros jugadores de béisbol que han muerto en accidentes aéreos está el astro puertorriqueño Roberto Clemente, que falleció en la víspera del Año Nuevo en 1972, cuando se estrelló el avión en el que llevaba ayuda a los damnificados de un terremoto en Nicaragua. El cátcher de los Yankees de Nueva York, Thurman Munson, murió en 1979, mientras piloteaba su avión en Canton, Ohio, y el pitcher Corey Lidle perdió la vida también operando su propia aeronave en Nueva York en 2006.

Halladay fue nominado en varias ocasiones para el Premio Roberto Clemente, otorgado por las Grandes ligas a los jugadores que muestran actitud deportiva y que ayudan a la comunidad. La Fundación Halladay Family ha ayudado a grupos de atención a la niñez, combate al hambre y rescate de animales.

”Muchos de ustedes conocen a Roy como un ganador del Cy Young, futuro miembro del Salón de la Fama, uno de los mejores pitchers en este deporte”, dijo el alguacil Nocco, quien lo conoció personalmente. ”Conocemos a Roy como persona, como un marido atento que amaba a su esposa Brandy, que amaba tremendamente a sus dos niños… Y estamos muy tristes por perderlo”.

Con una estatura de 1.98 metros (seis pies y seis pulgadas), Halladay parecía un pitcher de una época anterior. Durable y determinado a completar los juegos, ganó el Cy Young de la Liga Americana en 2003, con una foja de 22-7, y el de la Nacional en 2010, cuando logró un récord de 21-10.

”¿Saben? Si mi carrera iba a ser dos o tres años más breve porque quise lanzar muchos innings en cada juego, no tuve problema”, dijo durante la conferencia de prensa en que anunció su retiro.

En 2011, Halladay formó parte de la rotación de los ”Cuatro Ases” en Filadelfia, junto con Cliff Lee, Cole Hamels y Roy Oswalt. Halladay y los Filis cayeron por 1-0 ante Cardenales de San Luis, en el quinto y definitivo encuentro de la serie divisional.

Halladay lanzó 67 juegos completos, incluidas 20 blanqueadas. En tres temporadas distintas alcanzó las 20 victorias.

Logró su juego perfecto con los Filis el 29 de mayo de 2010, enfrentando a los Marlins de Miami. El 6 de octubre de ese año, frente a Rojos de Cincinnati en la serie divisional de la Liga Nacional, se convirtió apenas en el segundo pitcher en lanzar un sin hit durante la postemporada. Se unió así al legendario Don Larsen, quien logró juego perfecto con los Yankees durante la Serie Mundial, de 1956.

Halladay estará en condiciones de que se le elija para el Salón de la Fama en 2019.

No hay comentarios

Dejar respuesta