13 años después, Nadal volvió a conquistar Australia

Los sueños se les cumplen a aquellos que nunca se dan por vencidos y Rafael Nadal es un de ellos. Desde su consagración en el Abierto de Australia en 2009, 13 años y cinco instancias finales tuvieron que pasar para que el español se corone una vez más como el rey del primer Grand Slam del año.

Con un historial negativo de 1-4 (efectividad del 20%) en finales de este certamen, el español logró sacarse esa mala espina de quedarse con el segundo puesto en cuatro ocasiones y de manera consecutivas: 2012 ante Novak Djokovic siendo hasta el momento el partido más largo de la historia del torneo (5 horas y 53 minutos), 2014 ante Stanislas Wawrinka, 2017 ante su clásico rival, Roger Federer, siendo la última final de Grand Slam entre ellos y por último, en 2019 ante el serbio en una clase de tenis que sólo duro tres sets (6-3, 6-2 y 6-3) y dos horas con cuatro minutos de juego.

Este título Major no es uno más, sino que es su número 21, coronándose como el máximo ganador y delegando en un segundo puesto a Nole y Roger con 20 cada uno. Además iguala la marca del actual número 1 del mundo en obtener por lo menos dos campeonatos en cada GS, siendo los únicos hasta el momento en lograrlo.

Federer no se encuentra dentro de este selecto grupo que comparten con Margaret Court, Serena Williams, Steffi Graf, Chris Evert y Martina Navratilova ya que sólo posee un Roland Garros.