Inicio Deportes Barcelona aplasta al Liverpool y está cerca de la Final

Barcelona aplasta al Liverpool y está cerca de la Final

3
0

EBarcelona sufrió como nunca, pero sacó un excelente resultado ante un Liverpool que fue mejor sobre el campo y que se va a casa con un 3-0 que tardará en digerir. Los dos goles de Messi y el de Luis Suárez acercan a los de Valverde a la final de la Champions, pero aún no está hecho y fútbol es fútbol. Le quedan 90 duros minutos en Anfield para llegar al Wanda, donde esperan lograr la sexta orejona que vaticinó el pitoniso Messi en pretemporada.

La final está tan cerca como las dos horas y cuarenta minutos que separan la ciudad Condal y Madrid. El Liverpool, mermado algo por las bajas, no supo culminar sus claras ocasiones y eso se paga. En la vuelta tendrá que hacer una machada para repetir final

Barça y Liverpool dejaron claro en el Camp Nou que había una final en juego. Y no una final cualquiera, la de la Champions. Es la hora de la verdad y ambos equipos lo dieron todo en un partido trepidante, con un ritmo muy intenso, jugado a gran velocidad, individualidades dignas de Balón de Oro y con alguna imprecisión, sí, pero eso es lo de menos. La primera mitad se jugó como si estuviera todo en juego en 45 minutos, sin que hubiera segunda parte ni partido de vuelta. Los de Klopp salieron con una presión alta, efectiva en muchos casos ante la lentitud de Rakitic y Arturo Vidal, que provocaba rápidas contras de los ingleses. Y ahí es donde aparecían Salah y Mané para poner en serios problemas a la casi siempre segura defensa azulgrana.

El Liverpool se mostraba cómodo sobre el campo, pero no contaba con la lesión de Keita tras una entrada de Rakitic. Salió Henderson por él y ya no fue lo mismo. Cambió Milner de banda y Jordi Alba lo aprovechó en la primera ocasión que tuvo para servir un pase magistral a Luis Suárez para abrir el marcador y anotar el gol 500 de la Champions. El uruguayo se coló entre Matip y Van Dijk para batir a Alisson. El charrúa, muy ansioso y rozando la amarilla en varias acciones, eligió el mejor día para marcar su primer gol en esta edición y terminar con su sequía sin anotar en la competencia.

Los reds siguieron con su guión inicial pese al gol encajado y Mané tuvo el empate tras un gran pase de Salah entre Sergi Roberto y Piqué, pero su remate se fue alto. La jugada fue muy similar a la del gol azulgrana, pero el desenlace no fue el mismo afortunadamente para los de Valverde. El descanso dio una merecida tregua a dos equipos que por juego se merecen la final.

Los de segundas partes no son buenas no vale para este partido. No se había cumplido el segundo minuto cuando los 98.000 espectadores enmudecieron unos segundos ante un jugadón de Salah dentro del área tras el que le llegó el balón a Milner para que este disparara ajustado al palo y se luciera Ter Stegen. Cinco minutos después fue Salah el que lo intentó desde fuera del área y de nuevo apareció Ter Stegen. Y no hay dos sin tres. Nuevo jugadón de Salah, dejada de Wijnaldum y Milner remata a placer pero centrado a las manos del meta alemán. Sus paradas en el el inicio de este periodo pueden valer una final.

Lenglet va a tener pesadillas con el egipcio, al igual que Sergi Roberto con Mané. No estaba el Barça muy acostumbrado esta temporada a sufrir tanto atrás. El primer cuarto de hora fue de claro dominio inglés y Valverde empezó a mover banquillo. Semedo salió por Coutinho y Sergi Roberto adelantó su posición. El Barça no tenía el balón y así es vulnerable. Salió el tocado Firmino dando más poder ofensivo al Liverpool, pero no le funcionó a Klopp.El partido entraba en el último cuarto de hora y el guión estaba siendo el mismo hasta que apareció Messi para resolver la eliminatoria. Primero aprovechó un rechace del larguero tras un remate de Luis Suárez con el muslo para hacer el 2-0 y después marcó un golazo de falta directa que bien vale una final. El Liverpool, con 3-0 en contra, siguió intentándolo y pudo meterse en la eliminatoria con un remate de Firmino que sacó Rakitic sobre la línea y el remate posterior de Salah se fue al larguero. Estaba claro que no era el día del Liverpool. Dembélé falló el cuarto en el último suspiro. El Barça, aunque parezca increíble, no jugó bien pero acaricia la final. Allí le puede esperar el Ajax, la final soñada de Johan Cruyff.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here