Muere Eduardo del Rio “Rius”

Muere Eduardo del Rio “Rius”

40
0
Compartir

El caricaturista Eduardo del Río García, mejor conocido como Rius, murió este martes 8 de agosto a los 83 años en Tepoztlán, Morelos, dejando un gran hueco en el corazón de los lectores que crecieron con él y, por supuesto, en sus compañeros de profesión.

“Es el decano de la generación de caricaturistas más combativa de la segunda mitad del siglo XX. A él le toca el resquebrajamiento del sistema de los 50 (el milagro mexicano). En esa época la caricatura era de la vida social, más del humor…

“En los 60, cuando viene la crisis social durante el gobierno de Díaz Ordaz, Rius despunta: hace de la caricatura un elemento más crítico —más que un humor gráfico—, algo más de crítica social y política. Y usa la historieta para eso, que era algo más de divertimento. Y entonces llega a un público más amplio, porque si no leían periódicos sí leían historietas. Abarcó asuntos de todo tipo y se convirtió en un todólogo publicado”, comenta Nerilicón, cartonista de El Economista.

“La marcada tendencia a la izquierda por parte de Rius fue una influencia para el surgimiento de la izquierda en México… le puso una cara amable a la izquierda mexicana y explicó el tema a la gente de manera que fuera entendible el por qué la izquierda podía ser una tendencia política capaz de transformar al país para bien”, agregó nuestro caricaturista.

Seis meses después de su nacimiento, (en Zamora, Michoacán un 30 de junio de 1934), el padre de Rius fallece, y dos años después, los hermanos y hermanas de su padre los echan a él, a su madre y hermanos de la casa donde vivían, la cual había pertenecido a su progenitor. Por consiguiente, la familia de Rius se fue a vivir a la Ciudad de México.

El caricaturista fue autodidacta de formación. Sus primeros estudios los realizó en escuelas particulares que calificó como “de segunda categoría” y en algunos seminarios donde estudió para ser cura, pero fue expulsado en 1951. Rius se declaraba ateo, de izquierda y vegetariano.

El autor comenzó su carrera en 1955 en la revista Ja-Já y posteriormente colaboró en el diario Ovaciones, supliendo a Abel Quezada (Diccionario biográfico Ilustrado de la caricatura mexicana, Limusa-1997). A partir de entonces participó en medios como Proceso, Siempre!, Sucesos, Política, La Jornada, El Universal, La Prensa, entre otros. Fue fundador de revistas de humor como La Gallina, Marca Diablo, La Garrapata, El Chahuistle y El Chamuco y los Hijos del Averno.

De sus libros, podemos mencionar Marx para principiantes, Cuba para principiantes, Filosofía para principiantes, Hitler para masoquistas, La Biblia, esa linda tontería, La panza es primero, Manual del perfecto ateo, Guía incompleta del jazz, El mito guadalupano, El amor en los tiempos del SIDA, Pequeño Rius Ilustrado, Kama Nostra, entre otros que en su conjunto suman más de 10.

“Monsivais decía que teníamos dos educaciones, la de la escuela y la de Rius. Con él se acaba una época”, nos dice el caricaturista Chava del Toro, quien también colabora con El Economista. “Es el padre de la escuela contemporánea mexicana de caricatura que tiene tres características. El primero, tenemos que ser juaristas (Estados laico y todo lo que proponía Juárez), segundo, tenemos el legado del nacionalismo revolucionario (Flores Magón, el taller de gráfica popular, el muralismo) y tercero se ve el mundo desde el materialismo histórico.

“Cuando muere… se acaba esa escuela porque la forma de pensar de Rius se dio en su tiempo. Se termina una época no sólo en la historia de la caricatura, sino que se termina una época. Ahora con la caída del muro, con las nuevas tecnologías, con el rompimiento de las ideologías de izquierda… hay un rompimiento en el mundo que aún tenemos que descifrar”.

De sus premios, podemos mencionar los siguientes: En 1959 fue seleccionado por la Embajada de Estados Unidos como el cartonista del año; en 1968 ganó el Grand Prix de Montreal, un certamen en el que participaron caricaturistas a nivel mundial; ganó el Premio Nacional de periodismo dos veces, una en 1987 en el rubro de caricatura y otra en 2010 por su trayectoria periodística representada en sus caricaturas, y en 2004 se ganó La Catrina, un reconocimiento otorgado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En diciembre del 2016 recibió el primer Reconocimiento de Caricatura “Gabriel Vargas”, entregado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, ceremonia en la que, por cierto, reveló entre broma y broma que padecía cáncer y que se encontraba en la categoría de enfermo terminal: “… estoy pasando por esa etapa de mi vida por la que casi todos vamos a pasar, así que no me sorprende demasiado. Mi cuerpo médico cuida de mí y me está garantizando que voy a morir en perfecto estado de salud”, comentó el caricaturista a los medios presentes en la ceremonia.

Que descanse en paz Eduardo del Río García para quien el humor era el pan de la vida.

No hay comentarios

Dejar respuesta