Inicio Internacional Declaran a párroco culpable de homicidio perpetrado en 1960

    Declaran a párroco culpable de homicidio perpetrado en 1960

    84
    0
    Compartir

    En 1960 Irene Garza era una exreina de belleza de 25 años, la primera de su familia en egresar de la universidad. La nombraron Miss Novia del Sur de Texas y era maestra de niños marginados en McAllen.

    Pero Garza era muy católica. Así que el Sábado Santo decidió ir a confesarse a la Iglesia del Sagrado Corazón.

    Nunca regresó. Dos días después, uno de sus zapatos de tacón se localizó cerca de la parroquia. El jueves siguiente, en un canal de irrigación se encontró su cuerpo.

    La autopsia determinaría que había sido golpeada, asfixiada y violada cuando estaba inconsciente.

    Las autoridades encontraron pocas pistas. Pero pronto quedó claro un hecho. Una de las últimas personas que la vieron fue el sacerdote de 27 años John Fiet.

    Fiet admitió haber escuchado esa noche la confesión de Garza, en la casa del párroco, no en el confesionario. Pero negó haber matado a la mujer. El sacerdote evitó cargos penales, década tras década. Con el paso de los años los testigos murieron, los agentes ministeriales cambiaron y la investigación sobre el asesinato de Garza se estancó.

    Más de 57 años después, tras un proceso de seis días en el Tribunal del Condado Hidalgo, en Edinburg, un jurado declaró culpable del homicidio de Garza a Feit, hoy exsacerdote de 85 años.

    El fallo pone fin a uno de los casos más antiguos en el sistema judicial del condado Hidalgo, de acuerdo con el San Antonio Express-News. Pero aún persisten dudas en torno a la razón de que el caso tardara tanto tiempo en resolverse y a si la Iglesia y funcionarios electos intentaron encubrirlo.

    Durante el juicio, los fiscales presentaron evidencia de que mandos policiacos electos y funcionarios eclesiásticos sospechaban que Feit mató a Garza, informó la AP. Pero los fiscales sostienen que el procurador de distrito y los líderes de la Iglesia llegaron a un acuerdo a fin de suspender la investigación para proteger la reputación de la Iglesia.

    En ese tiempo la mayoría de los funcionarios electos en el condado Hidalgo eran católicos, según la Associated Press, mientras que ese año contendía por la Presidencia el senador John F. Kennedy, también católico.

    En una misiva de funcionarios eclesiásticos regionales enviada en octubre de 1960 se expresaba la inquietud de que si se levantaban cargos por el asesinato de Garza contra un sacerdote pudiera estar en juego la campaña presidencial de Kennedy y la reelección del alguacil católico local.

    La carta y los testimonios arrojan luz sobre por qué permaneció archivado por décadas el caso de Feit, quien fue arrestado en febrero del año pasado.

    El exsacerdote Dale Tachery describió que en 1963 Feit le había confesado en un monasterio de Missouri haber asesinado a una mujer joven.

    “Le pregunté por qué estaba aquí y no en la cárcel”, recordó Tachery, según el video del testimonio transmitido por KRGV. “Dijo que fueron tres cosas. La número uno, la Iglesia me ayudó, sobre todo a través de un sacerdote. La policía lo ayudó. Por último, el secreto de confesión lo ayudó”.

    Feit pidió que el jurado decidiera su sentencia, cuya lectura está programada para la mañana del viernes. Podría ser sentenciado hasta a 99 años de cárcel o cadena perpetua, de acuerdo con la Associated Press.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here