A duras penas, la selección mexicana de fútbol empató con Costa Rica

La Selección Mexicana tuvo una actuación para el olvido en casa y no supo pasar de un amargo empate ante Costa Rica. A pesar de que el descalabro de Estados Unidos le abrió el paso al subliderato, México se quedó con ideas y una vez más se aprieta la eliminatoria.

Tras la victoria en Jamaica, el tricolor estaba obligado a vencer a los ticos para poner distancia en la clasificación, sin embargo, el empate ante Costa Rica y la victoria de Panamá en Kingston, dejará a México apenas por un punto arriba de los canaleros, próximos rivales de la Selección Mexicana.

La eliminatoria estaba en manos del tricolor, pero el miércoles jugará un partido de vida o muerte ante Panamá, donde la eliminatoria podría entrar en estado de alerta.

El tricolor siempre tuvo el balón en los pies, pero las jugadas de mayor peligro quedaron a cargo de Costa Rica, que con gran velocidad y verticalidad puso en aprietos al cuadro nacional.

México se cansó de errar pases en mediocampo y el ritmo al que atacó le permitió a la visita acomodarse en el terreno de juego para después organizar con Joel Campbell el ataque a la portería de Guillermo Ochoa.

De hecho, el arquero americanista tuvo que ejercer de referente, pues constantemente tuvo que realizar intervenciones puntales para mantener su portería en cero.

Luego de tibios intentos, Rogelio Funes Mori despertó a los 2 mil asistencias con un derechazo fulminante, pero la anotación fue anulada por fuera de juego del jugador del Monterrey.

Tras 45 minutos de poca eficacia ofensiva, Gerardo Martino sacudió el banquillo para dar ingreso a Henry Martín, Orbelin Pineda y Luis Romo, pero el equipo mexicano no pudo elevar la velocidad de ataque y Costa Rica se plantó bien atrás para mantener un punto que les daría vida en el Octagonal.

Las respuestas no llegaban con lo cambios y el ‘Tata’ quemó su último cambio en Alexis Vega, salvador ante Jamaica y quien tenía en sus manos cambiarle la cara al Tri.

Pese a a ello, la más clara fue un travesaño de Luis Romo en los últimos diez minutos pero Keylor Navas y Costa Rica supieron enfriar el partido y mantener a raya a una Selección Mexicana que no tuvo ideas en el ataque.

Ahora, la presión invadirá a la Selección Mexicana el próximo miércoles cuando reciban a Panamá en un encuentro de matar o morir