Al Cártel Jalisco Nueva Generación solo le faltan 4 estados para dominar todo México, según EU

  • De acuerdo con el informe del Congreso norteamericano, el CJNG se ha expandido rápidamente gracias a su alto nivel de violencia y la capacidad para cooptar a funcionarios de distintos niveles del gobierno mexicano

De acuerdo con un informe del Servicio de Investigaciones del Congreso de Estados Unidos la organización criminal conocida como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderada por Nemesio Oseguera Cervantes alias El Mencho, tiene presencia en 28 de los 32 estados de México y debido a su expansión en la frontera norte representa una severa amenaza a la seguridad nacional de EU.

La Agencia para el Control de Drogas (DEA) considera al Cártel Jalisco Nueva Generación como una amenaza máxima para los Estados Unidos y lo describe como el grupo criminal mejor armado de México.

De acuerdo con el informe del Congreso norteamericano, el CJNG se ha expandido rápidamente gracias a su alto nivel de violencia y la capacidad para cooptar a funcionarios de distintos niveles del gobierno mexicano.

Los datos indican que a este grupo criminal sólo le falta llegar a Sinaloa, Sonora, Durango y Tlaxcala para concretar su expansión.

Además, el informe indica que el cártel liderado por Nemesio Oseguera tiene amplio dominio y poder en los estados de Jalisco, Guerrero, Estado de México, Veracruz, Colima y Nayarit.

Son justamente estas dos organizaciones las que en los últimos años han aumentado la producción y trasiego de drogas como heroína, fentanilo, cocaína, metanfetamina y marihuana.

A las autoridades norteamericanas les preocupa principalmente que los narcotraficantes mexicanos han aumentado su producción de drogas sintéticas y de acuerdo con estudios de salud, el consumo de fentanilo está relacionado con el mayor número de muertes registradas por sobredosis.

Según los análisis de especialistas en materia de seguridad, la pandemia por coronavirus y sus restricciones de movilidad motivó a los cárteles para diversificar el transporte de drogas, utilizando para ello embarcaciones sumergibles, drones, ultraligeros, túneles. Además se involucraron en la compra de criptomonedas para mover sus ganancias ilícitas.

Preocupa también que el CJNG aprendió a utilizar drones armados y se ha valido de ellos para perpetrar ataques en estados como Jalisco, Guanajuato y Michoacán, generando así un problema de seguridad emergente para el ejército mexicano.

El Congreso de EU analiza el efecto de la pandemia en los flujos de drogas y la actividad de los cárteles y las posibilidades para que la administración de los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador impulsen una asociación conjunta de seguridad para mejorar el combate al crimen organizado.

Destacó también que la expansión de los grandes grupos criminales originó un aumento significativo de la violencia en México y eso se ve reflejado en las altas tasas de homicidios dolosos, lo que ha derivado en que los críticos del gobierno mexicano apunten al fracaso de la estrategia de seguridad federal.

En octubre de 2020, un informe del Departamento de Seguridad Nacional de EU designó a los cárteles mexicanos como una amenaza clave para ese país debido a la capacidad de los grupos criminales para controlar el territorio mexicano y las rutas para el tráfico de drogas a lo largo de la frontera.

Con la reciente captura del narcotraficante Rafael Caro Quintero, Nemesio Oseguera Cervantes, jefe del CJNG, se volvió uno de los capos más buscados por la DEA y se cree utiliza como escondite las zonas montañosas de Michoacán, Colima y Jalisco, donde tendría la protección de un ejército de sicarios y una red de policías corruptos.

Con información de medios