Inicio Internacional Algunos mercados en China ya abrieron y siguen ofreciendo murciélagos, perros, gatos…

    Algunos mercados en China ya abrieron y siguen ofreciendo murciélagos, perros, gatos…

    1
    0

    Tras varias semanas de cuarentena por el coronavirus, algunos mercados chinos en los que se venden animales vivos han reabierto sus puertas. Entre los bienes que se ofertan hay: perros y gatos hacinados en jaulas oxidadas, animales empleados en medicina tradicional como murciélagos o escorpiones. Además, otros animales se sacrifican y despellejan en condiciones poco higiénicas, informa Daily Mail.

    El virus se detectó en diciembre y se cree que se originó en un mercado de la ciudad de Wuhan que vendía animales salvajes para consumo humano. Y precisamente varios animales, entre ellos los murciélagos y el pangolín, son considerados como posibles transmisores del virus.

    El mercado mayorista de mariscos del sur de China de Wuhan se cerró en enero y en febrero China declaró una prohibición inmediata e “integral” del comercio y consumo de animales salvajes.

    Sin embargo, el aterrador brote de COVID-19 parece haber disuadido poco a otros mercados de animales en todo el país que siguen funcionando.

    Así, por ejemplo, un mercado en Dongguan, en el sur de China, sigue vendiendo murciélagos, serpientes, lagartijas y sapos, muy usados en la medicina popular china. “Los mercados han vuelto a trabajar del mismo modo que antes del coronavirus”, señaló un corresponsal del medio británico que visitó la plaza.

    Wuhan es la única urbe china que todavía sigue en cuarentena, sin embargo este viernes se empezaron a levantar algunas restricciones y se permitió el funcionamiento de trenes de alta velocidad.

    CHINA VUELVE POCO A POCO A LA NORMALIDAD

    En la lenta vuelta a la normalidad en la ciudad china de Wuhan, una de las tareas más tristes que están pendientes es recoger en las funerarias la urna con las cenizas de un familiar fallecido por el coronavirus. Imágenes de gente esperando ante los locales –el reparto se hacía por cita previa y los que no la tenían debían esperar varias horas– aparecieron en la red social Weibo, la más popular del país. Después, comenzaron a desaparecer. El Gobierno chino obliga a la empresa a borrar todo contenido que pueda ser crítico con las autoridades o que dé una imagen del país que no se corresponda con el discurso oficial.

    Es una vuelta al inicio de la crisis, cuando las autoridades locales y regionales en Wuhan intentaron limitar la información a los ciudadanos sobre la nueva enfermedad. El 31 de diciembre de 2019, medios de comunicación oficiales informaron del brote de un tipo desconocido de neumonía en Wuhan con 27 casos identificados.

    Al día siguiente, se cerró el mercado callejero considerado en ese momento como probable origen del brote. Sin embargo, el principal periódico de la ciudad no recibió permiso para informar de ello hasta dos semanas más tarde. La censura obligó a los medios a limitarse a publicar después los comunicados oficiales.

    Los hospitales recibieron la orden de mantener a cero el número de infectados entre médicos y enfermeras. Eso hizo que oficialmente no hubiera ningún contagiado. De repente, el Gobierno local informó en la segunda quincena de enero que había 15 individuos contagiados entre el personal sanitario, un indicio de que la enfermedad estaba desbordando a médicos y enfermeras.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here