América Latina pasó de seis a 15 programas de pensiones no contributivas

Las pensiones no contributivas son las que se otorgan a las personas que no cotizaron -o sí- a algún sistema de seguridad social a lo largo de su vida.

En XIX Seminario Internacional de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP), organizado en República Dominicana, se reconoció la importancia de los sistemas de pensiones no contributivas en la región, al pasar de seis a 15 países que cuentan con programa de asistencia social.

“Pasamos de seis países con programas de pensión no contributiva a 15 países, al 2017, con aumento de la cobertura de 5 a 25% de la población de 65 años o más. (La pensión no contributiva) se hace un actor y una herramienta más relevante”, dijo Gonzalo Reyes, especialista Senior en Protección Social del Banco Mundial en la conferencia “Evolución de los programas de pensiones no contributivos en América Latina”.

Las pensiones no contributivas son las que se otorgan a las personas que no cotizaron -o sí- a algún sistema de seguridad social a lo largo de su vida.

“Los sistemas de pensiones no contributivas son un mecanismo para cerrar la brecha (económica), pero no pueden ser el único. El ciclo político es muy importante y hay una tarea pendiente de institucionalizar estos sistemas para que estén sujetos a una proyección de costos de largo plazo, tal que haga más difícil el aumento de costos para el Estado y por lo tanto mejorar la sustentabilidad”, dijo Reyes en su ponencia.

El ponente explicó que muchos países de la región están migrando de un programa no contributivo muy focalizado a algo más universal y por lo tanto es más relevante dentro de la provisión de pensiones.

Reyes puso de ejemplo el caso de México dado que el programa de pensión no contributiva partió de una pensión rural muy acotada y luego se expandió a una pensión universal. Incluso con cambios en los criterios como la reducción en la edad para poder recibir el programa de apoyo.

La pensión no contributiva de México es la Pensión del Bienestar para Adultos Mayores (PBAM) y que contará con un gasto de 335,500 millones de pesos para 2023, 34.3% más de lo que se aprobó este 2022, según lo planteado dentro del Proyecto de Presupuesto de Egresos 2023 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Gonzalo Reyes estimó que al subir el valor de la pensión no contributiva en México, el pago de las PBAM estaría en un rango del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2022 a 1.5% del PIB en 2027.

La estimación de la pensión no contributiva con más carga fiscal sería en Argentina con un rango de 3.5% PIB en 2022 a 4.5% en el 2027. El caso de Jamaica es el “más pequeño” porque la pensión no contributiva sólo atiende a la población de 75 años o más y por lo tanto tendría un costo de 0.1% de su PIB.