Ante la justicia británica, inicia audiencia de extradición de Julian Assange

La justicia británica empezó a estudiar este miércoles el recurso presentado por Estados Unidos contra la negativa del Reino Unido a extraditar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reclamado por una filtración masiva de documentos.

El australiano, de 50 años, decidió no comparecer por videoconferencia en la audiencia ante el Alto Tribunal de Londres, según su abogado, Edward Fitzgerald, por razones que explicará más tarde.

Tras siete años recluido en la Embajada de Ecuador en Londres y dos años y medio en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, Julian Assange, considerado por sus seguidores como una víctima de ataques contra la libertad de expresión, dio un gran paso hacia su libertad en enero.

La jueza británica Vanessa Baraitser rechazó entonces la demanda de extradición de Washington alegando que existía riesgo de que Assange se suicidaraEn Estados Unidos enfrenta una pena de 175 años de prisión.

En su demanda de apelación, Washington pone en entredicho la fiabilidad de un experto que testificó a favor de Assange.

En efecto, el psiquiatra Michael Kopelman reconoció que había engañado a la justicia al “ocultar” el hecho de que su cliente se convirtió en padre durante su encierro en la embajada de Ecuador en Londres.

Esta apelación ante el Alto Tribunal de Londres, que durará dos días, es uno de los últimos recursos de Washington, que, en caso de que fracase, sólo podría acudir al Tribunal Supremo británico.

En caso de victoria, no será el final del caso, que será reenviado ante otro tribunal que deberá pronunciarse sobre el fondo.

ulian Assange fue detenido en 2019

Assange, que cuenta con el apoyo de numerosas organizaciones de defensa de la libertad de prensa, es buscado por Estados Unidos por espionaje a raíz de la publicación de unos 700 mil documentos militares y diplomáticos secretos.

Fue detenido por la policía británica en abril de 2019, tras haber pasado siete años recluido en la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugió cuando estaba en libertad bajo fianza. Temía la extradición a Estados Unidos o Suecia, que lo reclamaba por violación, cargos que fueron abandonados desde entonces.

Según su pareja, Stella Moris, quien lo visitó el sábado en la cárcel, Assange está “en muy mal estado”. “Julian no sobreviviría a una extradición, es la conclusión de la magistrada”, dijo en una rueda de prensa.