De la misma forma, el COI y el gobierno de Tokio no han pedido como requisito que los atletas que participen en los Juegos Olímpicos estén vacunados, aunque sí deberán someterse a pruebas PCR y de antígenos para confirmar que no tienen el virus SARS-CoV-2.