AstraZeneca dice que 29 millones de dosis incautadas en Italia eran para UE y países pobres

AstraZeneca dijo el miércoles que unas 29 millones de dosis de vacunas para el COVID-19 encontradas en una inspección en una planta de Italia estaban destinadas a la Unión Europea y a donaciones a países más pobres a través del plan COVAX, en el que participa la Organización Mundial de la Salud.

A petición de la Comisión Europea, las fuerzas de seguridad italianas inspeccionaron el fin de semana una fábrica de Catalent en Anagni, cerca de Roma, y encontraron las dosis de las vacunas, según el periódico italiano La Stampa.

Un funcionario italiano confirmó posteriormente el informe de la inspección y dijo que iban a ser enviadas a Bélgica.

La oleada de reacciones al informe reflejó el nivel de desconfianza en la UE hacia la empresa anglo-sueca, que redujo su objetivo de suministro a la UE a finales de junio a 100 millones desde los 300 millones previstos en su contrato con el bloque.

Las 29 millones de dosis encontradas bastarían para vacunar a 14,5 millones de personas.

“Se ha identificado una reserva de casi 30 millones de dosis cerca de Roma durante una inspección que pusimos en marcha. Ahora ha sido incautada”, dijo el portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, a periodistas tras una reunión de gabinete. “La UE no será el chivo expiatorio de las vacunas”.

El legislador europeo Peter Liese, del mismo partido que la canciller alemana Angela Merkel, dijo que el informe lo dejó sin palabras, e instó a AstraZeneca a aclarar la situación.

Más tarde, el miércoles, AstraZeneca dijo que la mayoría de las dosis en la planta de Catalent eran para la UE, y el resto eran para países más pobres a través del plan COVAX codirigido por la Organización Mundial de la Salud.

“Actualmente, no hay exportaciones previstas, salvo a los países de COVAX. Hay 13 millones de dosis de vacunas a la espera de la liberación del control de calidad para ser enviadas a COVAX”, dijo la empresa. Los 16 millones restantes se enviarán a Europa este mes y en abril, añadió.

La Comisión Europea no quiso hacer comentarios sobre las dosis en la fábrica de Anagni. (Reporte de Michel Rose en París, Emilio Parodi en Milán y Francesco Guarascio en Bruselas; reporte adicional de Giselda Vagnoni en Roma, Toby Sterling en Ámsterdam y Alistair Smout en Londres Editado en español por Javier López de Lérida)