Banxico debe calibrar su política monetaria: FMI

  • Otro reto que enfrenta México es fortalecer la productividad. Es un desafío que comparte con el resto de la economías de América Latina y que cae en la responsabilidad de los gobiernos.

Banco de México (Banxico) debe calibrar su política monetaria para mantener ancladas las expectativas de inflación mientras ordena el ajuste cambiario que se presentará en el tapering (retiro de estímulos) de la Reserva Federal (Fed), observó el director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Ilan Goldfajn.

El funcionario anticipó que el tipo de cambio se verá presionado una vez que la Fed inicie el alza de tasas y advirtió que esta tensión puede generar más inflación a través del pass through (traspaso de las variaciones al alza del dólar sobre los precios de mercancías de importación).

Será recomendable que el banco central mexicano se mantenga alerta sobre el impacto que tendrá el endurecimiento (de la Fed) en las condiciones financieras; en el tipo de cambio, en la inflación y en los firewalls (protocolos de defensa) que tiene, enfatizó.

En una conferencia en línea organizada por el American Society /Council of Americas (AS/COA), dijo que el escenario no es sencillo ni para el Banxico  ni para los demás bancos centrales emergentes de América Latina.

La recomendación es que fortalezcan los canales de comunicación con el mercado, que sean transparentes y que en la medida de lo posible que la política fiscal también les apoye.

Identificó al Banxico junto con el Banco de Brasil y el Banco de la Reserva de Chile como los que han sido contundentes para enfrentar la presión inflacionaria con anticipación. El resultado es que tienen expectativas bajo control. Aunque confió que seguirán vigilantes de las presiones externas e internas que pueden seguir alimentando a la inflación.

Inflación importada

El ex banquero central de Brasil admitió que parte de la presión inflacionaria que persiste en el mundo y en América Latina es importada y resulta del alza en los precios de materias primas, así como del impacto que han tenido las interrupciones en las cadenas de suministro.

Advirtió que a nivel interno, las economías de América Latina están generando presión al alza en la inflación al indexarla sobre contratos y cuotas. Además se están presentando inercias que están dañando la formación de precios y los canales internos de suministro también se han visto interrumpidos.

Goldfajn explicó que otro reto que enfrenta México es fortalecer la productividad. Es un desafío que comparte con el resto de las economías de América Latina y que cae en la responsabilidad de los gobiernos, subrayó.

La Iniciativa Privada debe sentir la confianza para incrementar sus inversiones y favorecer así al crecimiento. Y es el sector público quien debe crear las condiciones para que el sector privado se sienta motivado, resaltó.

Pandemia sigue latente

El directivo del FMI enumeró tres retos para América Latina en este año. El primero es la pandemia. Un segundo es el endurecimiento de las condiciones financieras para economías emergentes que está ligado al tercero: el camino a la estabilización de las condiciones fiscales de los países.

Como la mayoría de los países otorgó importantes estímulos monetarios a la población durante el cierre de las economías, se incrementaron las deudas y es momento de comenzar a buscar la consolidación fiscal. Pero el alza de tasas es un escenario poco favorable para lograr esa consolidación finalizó.

Golfajn asumió el cargo en el FMI el 1 de enero y sucede al mexicano Alejandro Werner quien estuvo al frente durante ocho años.