Biden prometió a Zelenski que EEUU y sus aliados “responderán con decisión” si Rusia invade Ucrania

  • Los dos mandatarios mantuvieron este domingo una charla telefónica en la que el estadounidense le expresó su apoyo al presidente europeo en medio de las tensiones con Moscú.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, este domingo que Washington y sus aliados “responderán con decisión” si Rusia actúa para invadir a su vecino prooccidental, informó la Casa Blanca.

Al informar de la charla telefónica entre ambos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki también dijo que el Biden expresó su apoyo a los esfuerzos diplomáticos, incluidas las conversaciones de alto nivel entre funcionarios rusos y estadounidenses previstas el 9 y 10 de enero en Ginebra.

“El presidente Biden dejó en claro que Estados Unidos y sus aliados y socios responderán de manera decisiva si Rusia llega a invadir Ucrania”, dijo Psaki en un comunicado.

Biden también “reafirmó el compromiso de Estados Unidos con la soberanía e integridad territorial de Ucrania”, agregó.

La muestra del apoyo de Estados Unidos a Ucrania se produce días después de que Biden advirtió al presidente ruso Vladimir Putin de las graves consecuencias si Moscú invade a su vecino.

En su llamada con Zelensky, Biden también hizo hincapié en el compromiso de Washington “con el principio de ‘nada sobre ti sin ti’”, en una aparente referencia a la necesidad de incluir a Ucrania en las negociaciones sobre su propio futuro.

Zelensky tuiteó después que apreciaba el “apoyo inquebrantable” de Estados Unidos y que la llamada “prueba la naturaleza especial” de la relación de los dos países.

A principios de esta semana, Biden habló con Putin, la segunda conversación telefónica de los dos líderes en tres semanas a medida que aumentan las tensiones sobre Ucrania.

Al hablar sobre la llamada con Putin el viernes, Biden dijo: “No voy a negociar aquí en público, pero dejamos en claro que no puede, enfatizaré, que no puede invadir Ucrania”.

El líder estadounidense agregó, en declaraciones a los periodistas durante una estadía de vacaciones en Delaware, que había “dejado claro al presidente Putin que tendremos severas sanciones, aumentaremos nuestra presencia en Europa, con aliados de la OTAN” si Rusia invade Ucrania.

Biden además “expresó su apoyo a las medidas de fomento de la confianza para reducir las tensiones en Donbas y la diplomacia activa para avanzar en la implementación de los Acuerdos de Minsk”.

Según el acuerdo de Minsk, negociado por Francia y Alemania, Ucrania acordó llevar a cabo reformas políticas, mientras que Rusia acordó poner fin a su apoyo a los rebeldes separatistas prorrusos.

Unas 100.000 tropas rusas se concentran cerca de la frontera del país, donde Putin ya se apoderó de la región de Crimea en 2014, y es acusado de fomentar una guerra separatista prorrusa que estalló ese mismo año en el este.

Moscú describe la presencia de tropas como protección contra la expansión de la OTAN, pese a que Ucrania no ha sido invitada a ser miembro de la alianza militar.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, habló el viernes con el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg; posteriormente, Blinken instó a Rusia a “compromenterse significativamente” en las próximas conversaciones sobre el tenso enfrentamiento entre Moscú y Kiev.

Stoltenberg dijo que la OTAN estaba “unida” y “preparada para el diálogo”.

En la llamada del jueves, Biden advirtió a Putin contra la invasión de Ucrania, mientras que el líder del Kremlin dijo que las sanciones contra Moscú serían un “error colosal”.

Después de una llamada telefónica de 50 minutos, la segunda en poco más de tres semanas, ambos presidentes indicaron su apoyo a una mayor diplomacia.

Putin estaba “satisfecho” en general con las conversaciones, sostuvo a los periodistas el asesor de política exterior Yury Ushakov.

Un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el tono “fue serio y significativo”.

Sin embargo, no se pudo ocultar la profundidad del desacuerdo, o los peligros peligrosamente altos en los márgenes de Europa del Este.

(Con información de AFP)