Inicio Medios y Remedios Bonos en abonos

Bonos en abonos

22
0

Antonio Ceja

El eterno estira y afloja que la sociedad paceña ve cada dos o tres meses y que desemboca en la suspensión de los servicios básicos que presta el ayuntamiento de La Paz, está llenando de piedras el buche de los ciudadanos; la consideración está dando paso a la molestia y ésta, no tardará en darle la bienvenida al enojo porque en año y medio, los servicios públicos municipales no han mejorado en lo más mínimo tal como se prometió en campaña y los paros se han multiplicado.

La cosa es que, mientras por un lado Mauricio Higuera, líder de la burocracia paceña y el alcalde Rubén Gregorio Muñoz Álvarez se enfrascan en la eterna lucha de defender cada uno la razón que, según ellos, les asiste, la sociedad paceña superior a los 3600 empleados de la planta labora del ayuntamiento, ve con decepción el deterioro de la ciudad capital porque, simplemente, los involucrados en el conflicto laboral no miden las consecuencias.

Primero, debo aclarar que, las obligaciones patronales –sueldos, bonos y sobre- prestaciones– contempladas para los empleados municipales, vienen perfectamente etiquetadas en el paquete presupuestal de los ejercicios anuales que son avalados por el Cabildo en pleno cada fin de año y aprobados por el Congreso local y éste 2020 no fue, desde luego, la excepción. El dinero que reclaman los burócratas municipales, uno de ellos el bono del día del niño –absurdo- debió estar contemplado en el presupuesto de éste año. El detalle radica en que éste enésimo paro laboral del ayuntamiento fue motivado por la nula captación de recursos provocado por la pandemia.

Lo anterior, no fue motivo suficiente para la burocracia paceña. De hecho, se informó que la autoridad municipal viene arrastrando adeudos y que el alcalde les ha venido dando largas comprometiendo su palabra y fallando a la hora de responder; la negociación está, hoy, en punto muerto. Por si fuera poco, en la misma asamblea donde se entregó por escrito al representante de la comuna paceña lo que se le adeuda a la burocracia, se dio a conocer la petición de destitución de Nolzuly Almodóvar, jefa de Protección Civil municipal, porque a la mujer se le ocurrió poner a pizcar hortalizas a sus subordinados anteponiendo la fuerza a la razón convirtiendo esa labor en obligatoria en vez de ser voluntaria; de paso, pidieron, también, la destitución del director de servicios públicos Manuel Núñez por déspota y grosero.

A final de cuentas, la ciudad sigue en manos de un gremio burocrático que no tiene llenadera pero que está en su pleno derecho de exigir lo que se acordó en las negociaciones donde la autoridad aceptó cosas absurdas y que, a final de cuentas, y pese a ello no existe ninguna mejoría en los servicios. La conciliación, por otra parte, no es el fuerte del alcalde Rubén Muñoz el cual aplica perfectamente el don del discurso para distraer asuntos que deben de ser negociados con criterio e inteligencia, pero, sobre todo, con tacto, con delicadeza porque la sociedad no espera más que servicios eficientes; eso fue lo que se prometió.

Las cosas no han mejorado en lo más mínimo, pero si han empeorado y vaya que las partes en conflicto tienen un común denominador: les vale madre la sociedad.

Al Aire

La incorporación de Baja California Sur a la nueva normalidad; es decir, al restablecimiento de actividades productivas mediante el seguimiento de protocolos para el cuidado de la salud, se logrará en la medida que sociedad e instituciones reduzcamos juntos la velocidad de contagios por Covid-19, señaló el gobernador Carlos Mendoza Davis, al término de la sesión ordinaria del Comité Estatal de Seguridad de Salud. En esta reunión de trabajo estuvo acompañado por el secretario de Salud Víctor George Flores, así como los representantes de las Fuerzas Armadas, sector salud y los municipios; se ratificó que el sistema de semaforización federal por el nuevo coronavirus ubica a Baja California Sur en color rojo, es decir en un nivel de alerta máxima, por lo que enfatizó que para superar este momento crítico es decisivo que la ciudadanía mantenga el esfuerzo del resguardo domiciliario y sólo salir para lo estrictamente necesario. Desde el pasado 31 de marzo, el Gobierno del estado implementó una serie de disposiciones para mitigar y contener al Covid-19, enfocadas en reducir la movilidad de personas y evitar concentraciones sociales que favorezcan la transmisión del padecimiento viral. “Estas determinaciones implican un esfuerzo social y económico para la población, pero su aplicación es decisiva para evitar que de manera simultánea se presente un elevado número de casos graves que propicie una saturación hospitalaria y que reduzca la capacidad de respuesta de los servicios médicos, como ya ocurre en otras entidades”, agregó. Es por eso que las instituciones que integran el sector salud en la entidad, reiteran, comentó, el llamado a la población, para no relajar el seguimiento de esta medidas de contención, que serán claves para reducir la propagación, bajar en el nivel de alerta y entonces poder retomar actividades económicas con el seguimiento puntual de medidas de salud pública, que prioricen el cuidado de personas vulnerables, añadió. En tanto logramos este objetivo, la convocatoria es enfática, continuar en el confinamiento, salir para lo que realmente sea necesario, no organizar reuniones, ni fiestas, al estar conscientes de que aún no existe vacuna, ni medicamento específico para la atención del Covid-19, de ahí la necesidad que todos sigamos aplicando las recomendaciones preventivas, puntualizó.

El Programa Alimentario Emergente (PAE), implementado en conjunto entre la Secretaría del Trabajo y Desarrollo Social (STDS), y la Alianza Comunitaria de Baja California Sur (ACBCS), para atender a la población afectada en sus empleos e ingresos económicos a consecuencia de la pandemia por COVID-19, ha incrementado su cobertura en colonias y comunidades de todo el estado, llegando a un mayor número de familias sudcalifornianas informó el titular de la dependencia Estatal, Gustavo Hernández Vela. El Secretario precisó que mediante esta estrategia se llevan productos alimenticios nutritivos y de calidad directamente a los hogares de quienes más los necesitan, con la intención de salvaguardar su salud al evitar en la medida de lo posible que salgan de sus hogares a conseguir estos insumos; contribuyendo de una manera positiva a enfrentar esta contingencia sanitaria. El funcionario señaló que, de esta forma, las brigadas de servidores públicos en las diversas dependencias del Gobierno del Estado, han entregado en 55 colonias y 22 comunidades de atención prioritaria, poco más de 15 mil apoyos alimentarios. De igual forma, al 12 de mayo se llegaron a 20 colonias de La Paz con más de seis mil despensas, en Los Cabos tres mil 500 apoyos en 11 colonias de San José del Cabo y Cabo San Lucas, así como en La Riera y Las Cuevas; mientras que en Comondú fueron mil 630 despensas en siete colonias y en las comunidades de Puerto San Carlos y Palo Bola. Para la comunidad de Loreto se beneficiaron con mil 726 despensas a nueve colonias, incluyendo localidades como El Ligúi y Ensenada Blanca, en tanto que en Mulegé se han distribuido mil 310 despensas en 16 pequeñas localidades y en ocho colonias de Santa Rosalía, Heroica Mulegé y Guerrero Negro. Gustavo Hernández Vela, agradeció y reconoció el gran esfuerzo y el alto compromiso social de la ACBCS, de cada una de las diversas organizaciones de la sociedad civil que la integran y voluntarios que se han sumado a esta noble causa, en especial agradeció a los miles de ciudadanos, que de manera solidaria han entregado insumos y recursos para ayudar a las familias que más lo necesitan en estos momentos. Por su parte Lucia Frausto, coordinadora del PAE por la ACBCS, dio a conocer que este organismo, hasta el 12 de mayo, entregó ayuda alimentaria a 25 mil familias sudcalifornianas en situación vulnerable, donde se tiene previsto beneficiar a 15 mil familias más en lo que resta de este mes. El Secretario puntualizó que como lo ha señalado el gobernador Carlos Mendoza Davis, para enfrentar esta contingencia se requiere de la corresponsabilidad de la ciudadanía, cómo lo ha demostrado durante las jornadas en las que se les han entregado las despensas. Finalmente destacó la iniciativa y el trabajo de la ACBCS, que está permitiendo llevar este programa de una manera oportuna, eficiente y transparente sin el mayor compromiso de servir plenamente a la ciudadanía para superar entre la sociedad civil organizada y gobierno la contingencia y avanzar juntos hacia un mejor futuro para todas y todos los sudcalifornianos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here