Cae última ‘barrera’ de estrategia ‘Cero COVID’: China reabre por completo sus fronteras

  • A partir de este domingo, China ya no exige cuarentena para las personas llegadas después de que las autoridades abandonaron la política ‘Cero COVID’.

Hubojúbilo y angustia en las ciudades de China cuando la tan esperada reapertura de la frontera, el paso final en el desmantelamiento de la estrategia ‘Cero COVID’ del país, permitió el regreso a casa para muchas personas de la diáspora.

Gu Tingting esperaba ver a su abuelo y comer comida local en Beijing después de una ausencia de tres años en Londres, donde trabaja para una empresa de energía.

“Voy a llorar, estoy de vuelta en Beijing y comeré albóndigas, brochetas de cordero, todo lo que me gusta”, dijo el joven de 28 años, que voló a la capital vía Hong Kong.

A partir de este domingo, China ya no exige cuarentena para las personas llegadas después de que las autoridades abandonaran la política que, junto con el costo exorbitante de las tarifas aéreas en medio de severas limitaciones de capacidad, eraun gran impedimento para los viajeros.

Si bien cualquiera que desee ingresar al país aún necesita un resultado negativo de la prueba COVID de 48 horas, la reducción sustancial de los controles fronterizos solo dos semanas antes del feriado del Año Nuevo Lunar marca el final de los esfuerzos de Beijing para mantener alejado al virus SARS-CoV-2.

Turismo chino hacia el mundo seguirá ‘de capa caída’.

Pero es poco probable que la afluencia de viajeros que se dirigen al país se vea igualada por un aumento en la demanda de viajes al extranjero. El flujo de turistas chinos, que antes representaba una fuerza de gasto de 280 mil millones de dólares a destinos vacaciones que iban desde París a Tokio, tardará meses, si no años, en recuperar su nivel anterior a la pandemia.

Una gran cantidad de países han implementado requisitos de prueba COVID para los viajeros chinos después del aumento de las infecciones, y las aerolíneas se han mostrado reacias a realizar cambios importantes de inmediato en sus horarios de vuelo, lo que significa que la capacidad sigue siendo limitada y los precios altos.

“La voluntad de viajar ha comenzado a recuperarse con fuerza entre los chinos”, opinó Chen Xin, jefe de investigación de ocio y transporte de China en UBS Securities. “Pero aún lleva tiempo que se refleje en las rutas de viaje de salida”.

La reapertura de las fronteras de China marca el final de ‘Cero COVID’, una estrategia que dejó aislada a la segunda economía más grande del mundo durante tres años y lastró fuertemente el PIB. Si bien las medidas lograron mantener a raya al virus SARS-CoV-2 durante gran parte de la pandemia, mientras mataba a millones de personas en otros lugares, se volvieron cada vez más irrelevantes a medida que la aparición de variantes más infecciosas dejó al descubierto una dolorosa verdad: acabar con el COVID-19 es casi imposible.

Royce voló a Shanghái desde Hong Kong el domingo después de un viaje de casi un mes a Australia, su primer viaje al extranjero en tres años. Esperó cuatro días en Hong Kong para evitar la cuarentena en el continente. Royce, que opera un negocio de importación y exportación en Shanghái, planea viajar nuevamente a Europa el próximo mes para encontrarse con clientes.

“La reapertura es extremadamente importante para la economía”, dijo. “Durante esos tres años estuvo cerrado, las relaciones con nuestros socios en diferentes países simplemente se deterioraron”.

‘Se siente como un sueño’

Beijing comenzó a reducirlas cuarentenas, que eran extendidas arbitrariamente a casi un mes por las autoridades locales en algunas partes de China, en junio de 2022, y aceleró su disminución después de que China abandonó abruptamente las medidas internas de control del COVID, como pruebas masivas y bloqueos.

China es el último país en abolir las restricciones fronterizas, más de un año después de que los primeros defensores de estas estrategias, como Singapur, Australia y Nueva Zelanda, reanudaran los viajes internacionales sin cuarentena.

La reapertura no traerá mucho riesgo de un nuevo brote porque las subvariantes BQ y XBB todavía son parte de la cepa omicron, explicó Wu Zunyou, epidemiólogo en jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, a la emisora estatal CCTV. Wu dijo que China no ha encontrado ninguna mutación nueva a nivel nacional.

Se espera que gran parte del flujo inicial de viajeros provenga desde Hong Kong, a través del cual llegará gran parte de la diáspora dados los vuelos directos limitados desde destinos globales a ciudades del continente. Ha habido prisa por asegurar lugares en la cuota diaria de unas 60 mil personas a las que se les permite viajar hacia el norte desde el centro financiero, incluidas 50 mil a través de las fronteras terrestres que separan los dos lugares.

“No he estado en casa en casi dos años, así que la noticia se sintió como un sueño”, dijo Connor Zhao, un consultor de 25 años que vive en San Francisco. Actualmente está de vacaciones en Bangkok y volará a Qingdao el 19 de enero, y su viaje incluirá una escala en Hong Kong.

“Estoy muy emocionado de ver a mis padres. Pasar el Año Nuevo chino con ellos significa mucho para mí”, aseguró.

Olivia Wang es una de las que aprovechó de inmediato la apertura de la frontera. La estudiante de posgrado de la Universidad de Hong Kong lleva tres años separada de su pareja, quien vive en la vecina ciudad de Shenzhen. Ha visto a su pareja, con quien se casó en octubre, siete veces en ese periodo. En cada visita tuvo que pasar por una cuarentena de hasta 21 días.

“Siento que una parte de mí está volviendo a la vida”, dijo Wang, quien cruzó a China continental en la estación de Lok Ma Chau. “En los últimos años me he sentido sola y angustiada, privada de la oportunidad de ver a mi familia”.

En cuanto a la reanudación de las visitas de extranjeros y empresarios a China, el requisito de una prueba de PCR negativa y prácticas como el uso casi universal de máscaras pueden actuar como un elemento disuasorio a corto plazo, pero por primera vez desde que surgió el virus SARS-CoV-2 en Wuhan a fines de 2019, China se ha reincorporado al resto del mundo.