Cárteles mexicanos, la primera amenaza criminal contra EU: DEA

Los cárteles mexicanos de la droga “siguen siendo la mayor amenaza criminal en Estados Unidos”, puesto que son “cada vez más responsables de producir y suministrar” fentanilo, heroína y otras sustancias derivadas de los opioides, informó este martes la Administración de Control de Drogas (DEA) del país vecino del norte.

A través de su Evaluación Nacional de Amenazas de las Drogas, edición que recopila información obtenida a lo largo de 2020 y difundida en redes sociales, la DEA de Estados Unidos explicó que el fentanilo se relaciona con la epidemia de muertes por sobredosis, mientras que la heroína y los derivados de los opioides son desafíos importantes para la salud pública y la aplicación de la ley.

Señalamientos directos de la DEA

  • Intoxicación por drogas e incautaciones de metanfetamina, en aumento
  • Los cárteles mexicanos aumentan disponibilidad y expanden mercado interno

Las limitaciones ocasionadas por la pandemia del coronavirus (COVID-19) “plantearon temporalmente nuevos desafíos para” los cárteles mexicanos, pero sólo “durante la primera mitad de 2020”, pues después recuperaron el ritmo, dijo en su sección de “hallazgos notables” de la Evaluación Nacional de Amenazas de las Drogas.

Christopher Evans, administrador interino de la DEAanotó en el comunicado que las actividades de los cárteles mexicanos alimentan a pandillas callejeras violentas e “inundan nuestras comunidades con drogas peligrosas”. Reconoció que las organizaciones criminales tienen capacidades de adaptación rápidas, eficaces, cambiantes.

“Defenderemos al pueblo contra sustancias ilícitas que arruinan vidas, devastan familias y destruyen comunidades”: DEA. Foto: Getty Images.

El papel de China

  • Más de 83 mil muertes hasta julio de 2020 por sobredosis
  • En su registro de 2019, las muertes eran alrededor de 70 mil
  • Dichas sobredosis, relacionadas con fentanilo y opioides

Las tendencias de drogas en Estados Unidos evolucionan: el fentanilo de China disminuyó tras un programa de emergencia en 2018, cuando la DEA interceptó cargamentos importantes. En tanto, metanfetamina y cocaína circulan cada vez más, “y traficantes venden cantidades cada vez mayores fuera de mercados tradicionales”.