China ordena pruebas masivas de covid en Pekín ante aumento de contagios

El principal distrito del centro de Pekín, Chaoyang, con 3.5 millones de personas, ordenó realizar pruebas masivas a sus habitantes y quienes trabajan en ese sector; crece temor a posible confinamiento en la capital.

El temor a un confinamiento estricto llevó a muchos habitantes de Pekín a hacer compras de emergencia, mientras se formaban grandes filas en el distrito central de la capital para realizar las pruebas masivas ordenadas por las autoridades chinas.

Al mismo tiempo, China intenta contener una ola de contagios en Shanghái, donde la casi totalidad de los 25 millones de habitantes lleva varias semanas de confinamiento.

Shanghái ha tenido dificultades en proveer alimentos frescos a las personas confinadas, mientras los pacientes reportan problemas para acceder a atención médica para otros males.

El principal distrito del centro de Pekín, Chaoyang, con 3.5 millones de personas, ordenó realizar pruebas masivas a sus habitantes y quienes trabajan en ese sector de la ciudad, donde operan varias empresas multinacionales y embajadas.

Las filas para hacerse la prueba de coronavirus rodearon los centros comerciales y edificios de oficinas.

Las advertencias de un brote de covid en la ciudad generaron el domingo una corrida a los supermercados de Pekín en busca de productos esenciales.

Numerosos productos en las aplicaciones de entrega de compras se agotaron la noche del domingo después de que se anunció la orden de realizar pruebas, pero el lunes volvieron a surtir sus existencias.

Zhao, un poblador de Pekín, compró el lunes varias bolsas de provisiones incluyendo huevos y legumbres después de escuchar la orden de pruebas masivas.

Duro confinamiento

Cerca de treinta complejos residenciales de Pekín sufren actualmente una forma de confinamiento, al tiempo que los gimnasios de la capital debieron cancelar clases o cerrar.

Pekín, que tiene 22 millones de habitantes, también impuso severos controles de ingreso a la ciudad, incluyendo la presentación de pruebas negativas de covid-19.

A pocos días del feriado del 1 de mayo, la alcaldía ordenó además a las agencias de viaje suspender las excursiones en grupo en la capital.

Más allá de esto, la vida sigue siendo más bien normal en Pekín: los comercios, restaurantes y cines permanecen abiertos.

Pero los mercados se preocupan: las bolsas chinas de Shanghái (-5.13%), Shenzhen (-6.48%) y Hong Kong (-3.85%) se hundieron este lunes.

La capital ha reportado decenas de contagios en la última semana, incluyendo 19 casos nuevos el lunes, tras las advertencias de que el virus había estado circulando durante varios días sin ser detectado.

Pero las cifras de Pekín son insignificantes comparado con las de Shanghái, que ha registrado más de medio millón de contagios desde el 1 de marzo y busca contener su peor brote del virus en dos años siguiendo una política de “cero covid” que contempla confinamientos estrictos, pruebas masivas y restricciones de viajes.

Las autoridades consideran que esta estrategia ayudó a China a evitar los grandes colapsos sanitarios vistos en otros lugares del mundo durante la crisis del covid, pero al mismo tiempo sus efectos han golpeado con dureza a las empresas y a la población.

El término “duro confinamiento” se volvió tendencia el fin de semana en las redes sociales chinas luego de que se divulgaron imágenes de Shanghái en las que las autoridades cerraban la entrada de edificios con láminas metálicas.