Colombianos acusan abusos y discriminación del personal de migración en AICM

  • Turistas refieren que han sido despojados de su pasaporte, objetos personales y de su equipaje, por parte de elementos de migración que laboran dentro del Aeropuerto. 

“¿De qué color es el manto de la virgen de Guadalupe?” La omisión de la respuesta fue suficiente para que una familia de seis integrantes fuera retornada a Bogotá por el departamento de migración en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La vieja Tenochtitlán le había cerrado las puertas a un matrimonio, tres hijos y un adulto mayor que muy de mañana, esperaban ahora en el departamento de inmigración, pero de su propio país para notificar la deportación y tratar de recuperar la inversión de su vuelo. Junto a ellos, un empresario de casi 50 años, su hijo y un empleado, todos ellos originarios de la provincia costera de Santa Martha, esperan en el “cuartito” de migración, donde esa mañana apenas a las 08:30 horas suman ya 15 los colombianos regresados desde México en las primeras horas de la mañana que recién aterrizan en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Tras los mostradores de migración hay un par de puertas de seguridad que conducen a un pasillo oscuro que se adivina pintado de blanco con diferentes salas donde el departamento de migración acomoda a quienes presentan alguna irregularidad o sospecha para el departamento de migración. Frente al único mexicano que espera ser identificado por su homonimia con algún prófugo de la justicia internacional, externan más que impotentes el maltrato de que han sido objeto. “Nunca había sido detenido siquiera por un policía de tránsito y en México me tratan como si fuera un delincuente”, señala el empresario que prefiere sólo llamarse Joe.

Refieren que los oficiales de migración del AICM suelen burlarse de ellos o aprovechar incluso cualquier pretexto para detenerlos o quitarles no sólo su pasaporte, sino sus pertenencias u objetos de su equipaje. “No nos quieren en México por ser colombianos, nos dicen que nuestro pasaporte no vale, que no somos bienvenidos”, señala su hijo. “Usté acá tiene su móvil (dice en forma de reclamo al mexicano), puede mandar mensaje, allá le quitan a uno todo, el pasaporte, el teléfono, la cartera. No nos respetan ni el más mínimo derecho”.

Medios locales estiman que en 2020 unos 5 mil 300 colombianos fueron rechazados para su ingreso en México. De hecho, el pasado 10 de marzo de 2021 la canciller colombiana, Claudia Blum, envió comunicación formal a su homólogo mexicano, Marcelo Ebrard, en el que expresa la “preocupación” del gobierno de Colombia “ante las reiteradas inadmisiones de colombianos que llegan a México”

De acuerdo con lo pactado desde 2012 en el acuerdo de la Alianza del Pacífico, los colombianos pueden entrar sin visa de turismo, negocios, tránsito y estudios, por períodos limitados a México.

De hecho en 2019 la cifra de colombianos que viajaron a México rozó los 600 mil personas, y es el tercer país, según cifras de PHG Consulting, divulgadas en medios colombianos. El propio supervisor de turno de migración admite que el ritmo de ‘repatriación’ de colombianos no ha cesado. “Esto es de todos los días tenemos gente de regreso”. Por lo pronto, señala Joe, el empresario, algunas aerolíneas ofrecen que si el viajero no es admitido en México, puede reprogramar su vuelo en otra fecha adquiriendo un vuelo de vuelta. “No sé si quiero desperdiciar mi dinero nuevamente en ir a un país que no nos quiere, por más que México representa una buena oportunidad de negocios”.