Costará hasta 400 mil mdp el subsidio a la gasolina para frenar la inflación: SAT

Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), reveló que frenar la inflación a través de un subsidio a la gasolina costará 400 mil millones de pesos.

“El costo (del subsidio a las gasolinas) va ser de entre 350 mil y 400 mil millones de pesos, no se va ver reflejado al 100 por ciento”, comentó la funcionaria.

“No habrá un efecto macroeconómico porque todo lo que estamos subsidiando es lo que Petróleos Mexicanos está estudiando de más ingresos porque el precio del crudo está alto”, comentó Buenrostro.

“Estamos trabajando para que salgamos tablas en 2022”, agregó la jefa del SAT, quien dijo que el hueco (por los recursos destinados a los subsidios de las gasolinas) es equivalente a 2 puntos del PIB pero no significa que eso vaya a caer el PIB.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador aumentó en más de mil por ciento  el dinero destinado para financiar el estímulo al impuesto especial sobre producción y servicios  (IEPS) durante el primer trimestre de 2022.

“El estímulo fiscal para mitigar el incremento en el precio de los combustibles ascendió a 48 mil 550 millones de pesos, de los cuales 39 mil 750 millones de pesos provienen de importaciones y 8 mil 800 millones de pesos por lo declarado de Pemex”, dijo la jefa del SAT.

En el primer trimestre de 2021, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador había destinado 3 mil 992 millones de pesos para subsidiar las gasolinas, que en ese momento no sufrían de una disrupción de mercado.

Las autoridades federales inyectaron más de 3 mil 429 millones de pesos de apoyos para la adquisición de combustibles de enero a marzo de 2020, días en que se decretó un confinamiento por la pandemia por Covid-19.

El precio de la gasolina es afectado por diversos factores externos como el precio internacional del petróleo crudo, de acuerdo con Adrián García Gómez, coordinador de Ingresos e impuestos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Al ser este uno de los principales insumos en la elaboración de la gasolina, un incremento en el precio del crudo tiene como consecuencia incrementos en el precio del combustible y viceversa.

Desde 2016, en México el precio de la gasolina ha sido controlado para evitar fluctuaciones abruptas derivadas principalmente de la volatilidad del precio del petróleo. Esto se realiza mediante la aplicación de estímulos fiscales al IEPS a las gasolinas y diésel; es decir, mediante disminuciones en las cuotas de este impuesto que se cobran por litro de gasolina y diésel, bajo el argumento de que los incrementos en el precio de la gasolina tienen afectaciones negativas en la economía de la población y en el nivel general de precios. Estos estímulos fiscales se publican de manera semanal dependiendo de las condiciones del mercado.

“Al disminuir las cuotas del IEPS a las gasolinas y diésel, se impacta negativamente la recaudación, que en México ya es baja. En contraste, los incrementos en el precio del petróleo aumentan los ingresos petroleros, debido a que el crudo extraído del subsuelo tiene un valor mayor”,  expresó el especialista.

El analista añadió que el incremento de los estímulos fiscales al IEPS a las gasolinas y diésel disminuye la recaudación de impuestos del gobierno federal.

“Por otro lado, el incremento en el precio del petróleo aumenta los ingresos petroleros en una proporción mayor. Sin embargo, la recaudación proveniente del IEPS se va a la bolsa general, por lo que el gobierno federal dispone de ella para la realización de políticas públicas”, explicó.

“No sucede lo mismo con los ingresos petroleros, ya que parte de estos son ingresos de Pemex, utilizados para su operación y no para financiar políticas públicas. Esto ocasiona que los recursos disponibles para financiar políticas públicas disminuyen, dejando al FEIP, en niveles muy bajos”, concluyó el analista del CIEP.