Crece el número de personas a las que no les alcanza para la canasta básica: Coneval

  • El Coneval reportó que se redujeron los ingresos laborales reales del 60% de la población más pobre, y creció a 40.7% la proporción de personas cuyo ingreso laboral no les alcanza para comprar una canasta básica.

Entre el segundo y el tercer trimestre del año se redujeron los ingresos laborales reales del 60% de la población más pobre del país, y creció a 40.7% la proporción de personas cuyo ingreso laboral no alcanza para comprar una canasta básica, documentó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

A consecuencia de la inflación, y especialmente del incremento de los precios de algunos productos de la canasta básica, los tres quintiles más pobres –principalmente a la población que vive en un espacio rural, las mujeres y las personas indígenas– sufrieron un retroceso en el camino lento de la recuperación económica posterior al confinamiento derivado de la pandemia de covid-19, e incluso se agravó la tasa de desigualdad en el país, medida a través del índice de Gini.

La desigualdad no solo se agravó entre los escalones de la sociedad, sino también a nivel geográfico: mientras en Chiapas el ingreso laboral real se derrumbó en un 10.1% entre el segundo y el tercer trimestre –en Sinaloa cayó en un 4.9%, en Nayarit en un 4% y en Guerrero en un 2.9%–, en Baja California se disparó en un 13.8% y en Aguascalientes en un 9.1%.

De igual modo, mientras en Veracruz y Sinaloa, el número de personas que no alcanzaban para una canasta básica creció en más de 6%, esa tasa se redujo en más de 4% en Baja California Sur y Quintana Roo.