El INE en la cuerda floja

“Para los mexicanos, el INE sigue siendo un órgano autónomo con una credibilidad del 70% y ello es gracias al trabajo que ha realizado en los últimos sexenios donde se han garantizado todos los protocolos en materia electoral, aunque ello no significa nada para el presidente López Obrador quien está empeñado en apoderarse del árbitro electoral del país”. 

Antonio Ceja 

Finalmente, la SHCP le hizo el caldo gordo al presidente López Obrador al negarle, bajo criterios técnicos, que no sería posible otorgarle al INE los recursos necesarios para realizar la consulta para la revocación de mandato del macuspano. 

La medida solo muestra el interés del gobierno de la 4t de debilitar un contrapeso que estorba al presidente y la negativa de Hacienda así lo demuestra. 

Aún con todo en contra, el INE realizará la consulta el próximo mes de abril y ante la insolvencia económica el órgano electoral del país llevará la consulta con los recursos que tiene disponibles orillándolo a realizar un ejercicio electoral “mocho” y posiblemente al margen de la Constitución. 

El plan de López Obrador de desaparecer al INE ahorcándolo económicamente y reestructurarlo a sus fines electorales, es una de las consignas que establece el extinto Foro de Sao Paulo hoy renombrado como Grupo Puebla, de controlar a los órganos electorales para establecer dictaduras que controlen la vida de los países suscritos al mismo y cuyos resultados solo han generado inestabilidad y pobreza. 

Sin embargo, los mexicanos tenemos la gran oportunidad, si se dan las condiciones, de participar activamente para mandar a López Obrador a su finca La Chingada si la votación mayoritaria decide, con su voto, revocar su mandato por pérdida de confianza. 

Para los mexicanos, el INE sigue siendo un órgano autónomo con una credibilidad del 70% y ello es gracias al trabajo que ha realizado en los últimos sexenios donde se han garantizado todos los protocolos en materia electoral, aunque ello no significa nada para el presidente López Obrador quien está empeñado en apoderarse del árbitro electoral del país. Si logra su objetivo, México empezará a transitar por el terror electoral tal como ocurre en Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Cuba donde se persigue y encarcela a los opositores del poder y generan terror para amedrentar a la ciudadanía a emitir su voto. 

Para muestra, un botón: hoy se dio a conocer que la FGR del cuestionado Alejandro Gertz Manero perpetrará el primer golpe para ablandar a la oposición. Ricardo Anaya deberá comparecer en los próximos días ante la Fiscalía federal con el fin de presentar una declaración derivado de la acusación que hiciera en su momento el ex director de Pemex en el sexenio de Enrique Peña Nieto Emilio Lozoya quien funge como testigo en el caso de sobornos del gobierno del sexenio del mexiquense pese a que ya se ha retractado 2 veces de sus dichos y los testigos que soportarían sus acusaciones también han cambiado sus declaraciones acomodándolas a conveniencia de la fiscalía. 

Anaya, quien ya anunció que buscará la presidencia de la república en el 2024, ha sido un duro crítico del gobierno de López Obrador y ha presentado pruebas de su inocencia en repetidas ocasiones incluso semanas antes donde la extinta PGJ lo acusara falsamente de poseer inmuebles de manera irregular y donde Anaya finalmente fue exonerado.  

La pésima Administración de López Obrador encuadrada en la corrupción dentro de su círculo cercano y la inoperancia de los órganos fiscales para detener este fenómeno, han colocado al presidente mexicano en la antesala de la locura. Tiene ya en su bolsa al poder Legislativo y prácticamente al poder judicial logrando transitar en el camino de la opacidad sin que nadie lo moleste y, para perpetuar el camino de la 4t, necesita hacerse del único eslabón que pone en riesgo su continuidad para llevar al país a un modelo socialista ajeno al concepto democrático que tanto pregona. 

Al Aire

Hay tiro entre el obispo de La Paz Miguel Ángel Alba Díaz y el gobernador Víctor Castro quienes se han enfrascado en una guerra de declaraciones donde el prelado le restriega en la cara la nula acción de su gobierno para atender el creciente índice de inseguridad que se vive en Baja California Sur. Fiel a su manera de emular a López Obrador, el mandatario sudcaliforniano le recomendó al obispo “interponer las denuncias correspondientes” de los casos delictivos as los que hace referencia. La ignorancia del  gobernador morenista es tal que no entiende que las denuncias deben de ser interpuestas por las víctimas de esos delitos y no por la vía colectiva.

Otro palero -por conveniencia- es el pseudo líder social  Alejandro Rojas quien, convertido en defensor de la 4t, acusa al obispo de La Paz de exagerado al afirmar que “en Baja California Sur se requiere una sociedad organizada, participativa y propositiva, dejando atrás los señalamientos sin sustento, ya que “la realidad es otra y se palpa en el sentir ciudadano”. Ello, a pesar de que en reciente evaluación de alcaldes del país, el gobierno de Los Cabos y de la Paz, gobernados por Morena, salieron reprobados ( laencuensta.mx.) Para Rojas, BCS goza de una “seguridad palpable” pese a los levantones, desapariciones, robos y hallazgos de una docena de fosas clandestinas que muestran todo lo contrario.

A las denuncias del obispo en materia de inoperancia en la estrategia de seguridad del gobierno del estado, se suman, para desgracia de “El Puchas” y de su gabinete de ciegos, la de los empresarios del Estado. Lorena Hinojosa, presidenta de la CANIRAC y de la CANACO, Juan Carlos Esqueda Hampl coinciden en que el tema de inseguridad no ha sido abordado eficientemente y es que el nivel de extorsión -cobro de piso- ha ido en aumento aunque las autoridades afirman todo lo contrario.

Ayer fue asesinado el periodista Roberto Toledo cuyo único pecado fue denunciar la corrupción de funcionarios del municipio de Zitácuaro. En el primer mes del 2022 han sido asesinados cuatro periodistas en México. El pasado 10 de enero, José Luis Gamboa Arenas fue apuñalado durante un presunto asalto llevado a cabo en Veracruz. Además, en la ciudad de Tijuana fueron ultimados el fotoperiodista Margarito Esquivel y Lourdes Maldonado, quien sostenía un pleito legal por “temas laborales” con el ex gobernador morenista de Baja California, Jaime Bonilla.