El presidente de China, Xi Jinping, pide “contención máxima” en Ucrania para evitar que la situación quede “fuera de control”

  • El líder chino se compromete con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, a colaborar para alcanzar una solución negociada a la crisis.

El presidente de China, Xi Jinping, ha pedido este martes “contención máxima” en Ucrania, donde considera la situación “preocupante”. La prioridad, ha apuntado, debe ser “evitar que la tensa situación se agrave o incluso quede fuera de control”. Xi efectuó estas declaraciones durante una reunión virtual con el canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente francés, Emmanuel Macron, según un comunicado distribuido por el Ministerio de Exteriores en Pekín. “China deplora profundamente ver una nueva guerra en Europa”, ha asegurado el presidente chino, en lo que representa sus comentarios públicos más directos hasta el momento sobre el conflicto bélico. “China alaba los esfuerzos de mediación de Francia y Alemania en Ucrania. Permanecerá en comunicación y coordinación con ambas y con la UE y, a la luz de las necesidades de las partes implicadas, colaborará activamente con la comunidad internacional”, ha agregado Xi.

El mejor socio de Rusia se está configurando a marchas forzadas como una pieza clave en el conflicto a 6.500 kilómetros de su capital, entre expectativas de que pueda acabar jugando algún tipo de papel de intercesión. Pekín se encuentra entre los pocos gobiernos que mantienen hoy por hoy una buena relación con las autoridades ucranias y rusas. Y es el único con capacidad real de presión sobre Moscú.

En la reunión, el líder chino subrayó que los gobiernos chino, francés y alemán deben apoyar las conversaciones de paz entre Rusia y Ucrania que se desarrollan en la frontera bielorrusa y de las que se han completado ya tres rondas, sin apenas avances. Europa de un lado y China de otro deben promover que los dos bandos “mantengan el impulso de las negociaciones, superen las dificultades y continúen las negociaciones para alcanzar resultados y lograr la paz”, ha informado la versión china de la reunión.

Xi también ha instado a Berlín y París a tratar de reducir los impactos negativos de la crisis, y expresó su preocupación por el efecto de las sanciones que Occidente ha impuesto a Rusia en la estabilidad de las cadenas de suministro y de transporte, en las finanzas globales y en los suministros de energía. También “perjudicarán a la economía global ya dañada por la pandemia, y eso no le conviene a nadie”.

Por su parte, según el comunicado, Scholz y Macron han manifestado que Europa “encara la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial” y sus países apoyan que el conflicto se resuelva mediante el diálogo. Los dos líderes europeos se declararon dispuestos a fortalecer la comunicación y coordinación con China para alentar la paz y promover conversaciones, para “evitar una mayor escalada de la situación y una crisis humanitaria más seria”.

China y Rusia son socios estratégicos, una relación que han venido estrechando a lo largo de la última década y que consideran “sin límites”, tal y como suscribieron Xi y el presidente ruso, Vladímir Putin, en su reunión del 4 de febrero con ocasión de la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno. Desde el comienzo de la invasión a Ucrania el 24 de febrero, Pekín ha adoptado una posición de neutralidad no imparcial, en la que ha dejado claro su apoyo a su vecino del norte. China no ha condenado la invasión y ha descrito las sanciones internacionales como “ilegales”. Aunque asegura que respeta la soberanía e integridad territorial de todos los países, considera a Estados Unidos y la OTAN responsables de la situación actual por no haber respondido a las “preocupaciones legítimas de seguridad” de Putin.

Xi, que en el comunicado conjunto que firmó con Putin el 4 de febrero suscribió la oposición formal de China a futuras expansiones de la OTAN, indicó que “necesitamos defender activamente una visión de una seguridad común, exhaustiva, cooperativa y sostenible. China apoya a Francia y Alemania en la promoción de un marco de seguridad europeo equilibrado, efectivo y sostenible para los intereses y la seguridad duradera de Europa, y que mantenga su autonomía estratégica”. Pekín, agrega el comunicado, “verá con agrado un diálogo de iguales entre la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos y la Alianza Atlántica”.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, había apuntado el lunes en su principal rueda de prensa del año la disposición de su país a jugar un papel como mediador si es necesario en el conflicto. Pero también subrayó que Pekín mantiene su respaldo incondicional a Moscú, al subrayar que la relación entre los dos gobiernos es “sólida como una roca” y continuará así “por sombría que sea la situación”.