El sur de Europa lucha contra el fuego mientras el calor se desplaza hacia el norte

La ola de calor que azota el sur de Europa y que ha provocado cientos de muertes y enormes incendios en las últimas semanas mostró el lunes algunos indicios de que iba a remitir, pero siguió avanzando hacia el norte del continente, incluido el Reino Unido, donde las autoridades emitieron una alerta por condiciones meteorológicas extremas.

Gran parte de Europa está sufriendo una ola de calor que, según los científicos, tiene su raíz en el cambio climático, elevando las temperaturas por encima de los 40 grados centígrados en algunas regiones, mientras los incendios hacen estragos en los campos de Portugal, España y Francia.

Las temperaturas en algunas partes del sur de Europa empezaron a remitir durante el fin de semana, pero miles de bomberos de toda el área seguían luchando para contener cientos de incendios las autoridades afirmando que el riesgo de que se produzcan más incendios sigue siendo extremadamente alto.

España afronta el lunes el octavo y último día de una ola de calor de más de una semana que ha causado más de 510 muertes relacionadas con el calor, según estimaciones del Instituto de Salud Carlos III.

En España, los incendios han quemado miles de hectáreas en Galicia, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Andalucía, y el domingo por la noche murió un bombero en la provincia de Zamora. Casi todo el país se enfrenta a un riesgo extremo de incendio.

“Nunca hay palabras para agradecer la inmensa labor de quienes luchan frente al fuego sin descanso”, dijo el domingo por la noche el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en un mensaje de condolencia en la red social Twitter.

Más de 70.000 hectáreas han ardido en España en lo que va de año, la peor cifra de la última década, según datos oficiales. El mes pasado, un enorme incendio forestal en la Sierra de la Culebra, en Castilla y León, arrasó unas 30.000 hectáreas de terreno.

España también informó de una segunda muerte causada por un incendio forestal, después de que un bombero falleciera el domingo. Un hombre de 69 años fue encontrado muerto el lunes en Ferreruela, en una zona quemada por las llamas, según informaron las autoridades de emergencia. Los medios de comunicación locales dijeron que se trataba de un agricultor.

En Portugal las temperaturas bajaron durante el fin de semana, pero el riesgo de incendios siguió siendo muy alto en la mayor parte del país, según el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA).

Más de 1.000 bomberos, apoyados por 285 vehículos y 14 aviones, luchaban contra nueve incendios en curso, principalmente en las regiones del norte del país, según las autoridades.

EMERGENCIAS NACIONALES

Bélgica y Alemania son algunos de los países que esperan que la ola de calor los afecte en los próximos días.

Reino Unido se preparaba el lunes para el día más caluroso de su historia, con temperaturas que se prevé que alcancen la cifra récord de los 40 grados centígrados, lo que provocó la cancelación de trenes, el cierre de colegios y la recomendación de permanecer en casa por parte de las autoridades.

El Gobierno británico ha activado una alerta de “emergencia nacional” ante la previsión de que las temperaturas superen el lunes y el martes los históricos 38,7 ºC registrados en el Jardín Botánico de la Universidad de Cambridge en 2019.

“Esperábamos no llegar a esta situación, pero por primera vez estamos pronosticando más de 40 ºC en el Reino Unido”, dijo Nikos Christidis, científico del servicio climático británico.

“El cambio climático ya ha influido en la probabilidad de temperaturas extremas en el Reino Unido. La probabilidad de ver días de 40 grados en el Reino Unido podría ser hasta 10 veces mayor en el clima actual que bajo un clima natural no afectado por la influencia humana”, dijo Christidis.

En Francia, los incendios se extendieron por 11.000 hectáreas en el departamento suroccidental de Gironda, ante lo que más de 14.000 personas han sido evacuadas, según las autoridades informaron el domingo por la tarde.

Más de 1.200 bomberos intentaban controlar las llamas, dijeron las autoridades francesas en un comunicado.

Francia emitió una alerta roja, la más alta posible, para varias regiones, y se insta a los residentes a “extremar la vigilancia”.

En Italia, donde en los últimos días se han producido incendios de menor envergadura, se esperan temperaturas superiores a los 40 ºC en varias regiones en los próximos días regiones en los próximos días.

Suiza también ha sufrido los efectos de la ola de calor. Axpo, el operador de la central nuclear de Beznau, dijo el lunes que se vio obligado a reducir la producción para no sobrecalentar el río Aare, del que extrae el agua de refrigeración.

(Información de las oficinas de Reuters