Inicio Nacional Empleadas domésticas estrenan Seguro Social

Empleadas domésticas estrenan Seguro Social

5
0
  • Inicia el programa piloto de afiliación al IMSS que durará 18 meses; se instalarán módulos para brindar asesoría.

Hace tres semanas, Berenice se enteró del fallo de la Corte por la radio. Escuchó que es “inconstitucional y discriminatorio” que los trabajadores del hogar, como ella, sean excluidos de la seguridad social y que todos deben ser integrados al esquema. A raíz de esto, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) emitió un programa piloto para cubrir dicho mandato, y este arranca hoy.

“Se empieza a pagar la deuda de años de lucha y humillaciones” contra ese gremio, dijo al respecto Germán Martínez Cázares, el titular del IMSS. El plan tendrá una duración de 18 meses y estará sujeto a una evaluación que servirá para plantear una estrategia definitiva con la que se pueda asegurar a mujeres y hombres que laboren en el hogar.

Antes de que el anuncio fuera oficial, Berenice ya había pedido seguro. Le dijeron que “habría que ver si alcanzaba la cotización”, pero en cuanto se dio el fallo le dieron el sí. “Ya estamos arreglando eso”, comentó.

La misma respuesta recibió Ana Distancia, quien por primera vez trabajará con seguridad social. Ella detalló que estuvo un mes a prueba y “me acaban de dar la noticia de que me van a dar el seguro”.

Ana tiene problemas de salud y esa es la principal razón por la que necesita Seguro Social. “Me emociona porque me hace ver que se está visibilizando el trabajo del hogar, que tenemos nuestros derechos y deben ser respetados”, comentó.

Martínez Cázares detalló que a partir de hoy se instalarán módulos para brindar asesoría a las personas que quieran afiliarse, aunque los patrones tendrán la opción de iniciar el trámite en la página del IMSS: www.imss.gob.mx, o en la subdelegación más cercana al domicilio de las personas interesadas.

Para acceder es necesario tener la Clave Única de Registro de Población (CURP), el Número de Seguridad Social (NSS), los domicilios del empleador y del trabajador y, finalmente, el salario mensual.
Quienes trabajen con más de un empleador tendrán que registrarlos a todos.

Por su parte, los patrones deberán cubrir el monto correspondiente al pago de cuotas obrero-patronales por mes anticipado y tendrán hasta el 20 de abril para realizar el pago de este mes.

La titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa Alcalde, afirmó que el programa ayudará a pagar la deuda histórica que existe con ese sector. “Al arrancar con el piloto que incorpora a las trabajadoras del hogar en la seguridad social, pagamos una enorme deuda histórica que teníamos en este país; el trabajo digno comienza en el hogar”.

Nuevos derechos de los patrones

Trato. El programa del IMSS establece nuevos derechos y obligaciones. Por ejemplo, los patrones no sólo deben otorgar seguridad social a los trabajadores, sino que deben de abstenerse de malos tratos. Lo mismo sucede a la inversa.

Digno. Los derechos de los trabajadores son recibir un buen trato, un día de descanso semanal, solicitar la inscripción al IMSS y contar con condiciones dignas para laborar. Pero entre sus obligaciones destaca el respetar a los empleadores y cuidar las condiciones de la casa.

Igualdad. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) asegura que los hombres que se dedican al trabajo del hogar remunerado gozan de mejores condiciones laborales que sus contrapartes mujeres.

Acusación. De acuerdo con datos del estudio “Condiciones laborales de las trabajadoras domésticas” publicado por Conapred en 2015, 17% de las empleadas encuestadas fueron acusadas de robo; 14% reportó maltrato verbal y 33% de las trabajadoras indígenas fueron discriminadas por su origen étnico.

Urge difundir la afiliación al IMSS a empleados del hogar

Es necesaria una socialización efectiva para que funcione el programa que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) impulsa para dar seguridad social a los trabajadores del hogar. Así lo afirma Alejandra Hidalgo, investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Agrega que dicha socialización “deben ser discursos enfocados tanto a trabajadoras del hogar como a la sociedad en general. Uno: para que ellas conozcan sus derechos, y otro: para la revalorización de este trabajo”.

Alejandra Hidalgo asegura que la concepción social de esta labor representa una problemática y un reto. “Podemos tener el mejor programa y las mejores leyes, pero si no tenemos un trabajo de socialización y de fiscalización es muy probable que no tenga éxito”.

Por otra parte, la integrante del Instituto Simone de Beauvoir, Érika Vega, considera que el éxito del programa también depende de que “sea un mecanismo fácil; es decir, que sea amigable y que no se complique con un trámite burocrático excesivo”.

De acuerdo con ambas expertas, las discriminaciones que son socialmente aceptadas deben cambiar. “No se trata de dinero nada más, sino de la dignidad de las personas que realizan un trabajo. La discriminación es muchísima; es un trabajo muy estigmatizado. Hay muchísimos nombres que se usan peyorativamente para referirse a ellas”, dice Alejandra.

Lorena, quien es trabajadora del hogar desde hace 18 años, no sabía de la existencia de este programa. De hecho, no se enteró sino hasta que este medio la buscó para una entrevista. “Ya había escuchado algo sobre eso pero no sabía y no había investigado por falta de tiempo”, comparte.

En las entrevistas que realizó a trabajadoras y empleadoras de la Zona Metropolitana de Guadalajara para su tesis, Alejandra Hidalgo observó que, de una muestra de 32 mujeres, ninguna sabía que el trabajo del hogar está presente en la  Ley Federal del Trabajo.

En Jalisco, una de cada 10 mujeres económicamente activas son trabajadoras del hogar, de acuerdo con Alejandra. En la Zona Metropolitana de Guadalajara hay 82 mil 077 personas que se dedican al trabajo doméstico y 95% de esa población son mujeres.

Encuesta Nacional sobre la Discriminación

La estigmatización del trabajo es grave y afecta a muchas personas. Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, 92% de las trabajadoras del hogar están de acuerdo con que el trabajo doméstico es poco valorado por la mayoría de la gente.

Persisten abusos en su contra

Desde hace tres años, Ana Distancia trabaja en labores domésticas. Y en tan poco tiempo ha padecido situaciones graves de discriminación.

Por ejemplo, le ha tocado laborar en sitios en donde no le permitían usar la vajilla para comer. Tampoco podía sentarse a consumir sus alimentos en la mesa que usaba la familia para la cual trabajaba.

“Es como si estuviéramos en una época de la esclavitud, porque yo en los trabajos que estuve, en el primero, tuve una complicación de salud y por eso me dijo la patrona que ‘así no le servía’ porque iba a faltar mucho, y que realmente no deseaba mis servicios. Fui despedida sin ninguna prestación ni liquidación”, recuerda.

En el informe “Se busca muchacha”, que realizó la organización Parvada, mediante un experimento social anunciaron los servicios de una trabajadora que, a cambio de 150 pesos, laboraría ocho horas. El colectivo se hizo pasar como agencia para que los empleadores llamaran.

Recibieron 41 llamadas y confirmaron que 39 de los interesados eran de clase media-alta. También observaron que la discriminación nominal es muy frecuente, pues nombran a las trabajadoras con términos que no denotan una relación laboral como “muchacha” y “persona doméstica”.

El estudio concluye que “en la práctica y en relación al trabajo del hogar, hay empleadores que, a pesar de que tienen la posibilidad de remunerar adecuadamente estas labores, están dispuestos a pagar montos incluso por debajo del salario mínimo”. Esto bajo un esquema de prestación de servicios que podría definirse como explotación laboral.

Principales problemáticas de las trabajadoras del hogar
Porcentaje Situación
48 Falta de prestaciones.
32 Malas condiciones laborales.
20 Maltrato y abuso del empleador.

Fuente: Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017.

Descanso, una obligación

El Capítulo 13 de la Ley Federal del Trabajo contempla el trabajo doméstico. En el Artículo 333 se establece que “los trabajadores domésticos que habitan en el hogar donde prestan sus servicios deberán disfrutar un descanso mínimo diario nocturno de nueve horas consecutivas, además de un descanso mínimo diario de tres horas entre las actividades matutinas y vespertinas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here