EPN, bajo la lupa de la 4T por enriquecimiento

  • Pablo Gómez, titular de la UIF dijo que se detectó que, del 2019 al 2021, un familiar del expresidente le entregó recursos por 26 mdp.

El expresidente Enrique Peña Nieto es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) por recibir transferencias bancarias internacionales por más de 26 millones de pesos entre 2019 y 2021, producto de operaciones con recursos de posible procedencia ilícita, informó Pablo Gómez.

Un análisis de los reportes financieros y avisos de quienes realizan actividades vulnerables, explicó el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP durante la conferencia de prensa encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, detectó un esquema donde un expresidente de la República obtuvo beneficios económicos, sin mencionar a Peña Nieto.

En dicho esquema se observó que el exmandatario recibió 26 millones 1,429.74 pesos, dijo, por medio de las siguientes transferencias internacionales: de México a España y a través de tres depósitos, uno de Banamex y dos de Banorte, recibió 16 millones 8.20 pesos, 5 millones 702.62 pesos y 5 millones 718.92 pesos, el 21 de agosto de 2019 y 20 y 29 de octubre de 2021, respectivamente, vía Santander, el primero, y Liberbank, los otros dos.

“Estos recursos fueron transferidos por una familiar consanguínea, de una cuenta en México hacia España. Además, dicho familiar replicó estas operaciones irregulares con un hermano del exmandatario al enviarle cheques por la cantidad aproximada de veintinueve millones de pesos”, agregó.

Y aseguró que no fue posible identificar el origen lícito de las operaciones en efectivo que fondean las cuentas de la ordenante.

“La familiar consanguínea registró retiros por 189 millones 857,108.16 pesos y depósitos por la cantidad de 47 millones 523,667.17 pesos”, detalló, entre 2013 y 2022. (Con información de Rolando Ramos)

Empresas

Además, amplió, se detectó que el expresidente tiene vínculos corporativos en dos empresas, que identificó como “Empresa A” y “Empresa B”, respecto de las cuales se identificaron irregularidades fiscales y financieras.

En el caso de la “Empresa A” se advirtió que el exmandatario comparte la calidad de accionista con familiares consanguíneos que realizan operaciones por montos elevados y que la empresa familiar fue constituida desde antes de que Peña Nieto fuera presidente.

La “Empresa B”, detalló, fue constituida por el expresidente y familiares también antes de que fuera presidente y “tiene una relación simbiótica con una moral trasnacional, misma que se benefició de contratos del gobierno federal durante la administración del entonces titular del Ejecutivo (federal)’’.

“Aunado a lo anterior, esta empresa es identificada como proveedor o prestador de servicios del gobierno durante el mandato del expresidente. En el año 2013, por un monto de 714 millones y pico de pesos, en 2014 por 1126 millones, en el 2015 por 5,505 millones, en 2016 por 948 millones 799,000 pesos, en 2017 por 991 millones y en 2018 por 1,246 millones para hacer un total de 10,533 millones 499,413 pesos con 48 centavos”, precisó.

“Mi patrimonio es legal”, revira exmandatario

El expresidente Enrique Peña Nieto respondió que habrá de demostrar la legalidad de su patrimonio ante las autoridades mexicanas.

“En relación con la denuncia presentada en mi contra por la Unidad de Inteligencia Financiera, estoy cierto que ante las autoridades competentes se me permitirá aclarar cualquier cuestionamiento sobre mi patrimonio y demostrar la legalidad del mismo, dentro de los procedimientos legales. “Expreso mi confianza en las instituciones de procuración y administración de Justicia”.

De acuerdo con la UIF, en las transacciones bancarias relacionadas con EPN están involucradas más de 15 personas. (Con información de Rolando Ramos)

Peña se suma a los exmandatarios indagados en AL

Presidentes y exmandatarios de diversos países de América Latina han sido acusados juzgados y, en algunos casos, detenidos por diferentes delitos cometidos.

El caso más conocido es el de Odebrecht. De éste se desprenden situaciones como las de los expresidentes de Brasil Lula Da Silva, Dilma Rousseff y Michel Temer, quienes fueron implicados en el caso.

En el caso de Dilma, sólo fue testigo, mientras que en Lula fue acusado de recibir sobornos mediante la compra de un terreno y un departamento, por éste y otros casos Da Silva fue encarcelado, sin embargo, la Suprema Corte brasileña anuló las sentencias. Por su parte, Temer fue investigado ya que un ejecutivo de la firma lo mencionó en diversas ocasiones, posteriormente fue vinculado a otro caso llamado Operación Lava Jato.

El caso Odebrecht no solamente estuvo presente en el país carioca, en Perú Alejandro Toledo (2001-2006) fue acusado por recibir sobornos. Alan García (2006-2011) también fue investigado. En 2019 murió, después de dispararse cuando policías iban a detenerlo.

Ollanta Humala (2011-2016) fue sentenciado en 2017 por blanqueo. Finalmente, Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) también es investigado por lavar activos.

En octubre del 2021 se dio a conocer una investigación periodística basada en documentos de despachos especializados en sociedades en paraísos fiscales.

Entre los nombres que salieron a relucir, se encontraron los de tres mandatarios latinoamericanos, el chileno Sebastián Piñera, Guillermo Lasso de Ecuador y Luis Abinader de República Dominicana. (Con información de Redacción)

Declaraciones patrimoniales

Entre sus bienes, joyas y casas en el Edomex

Desde su ingreso al servicio público, Enrique Peña Nieto se caracterizó por ser un político con diversos bienes, pues a la edad de 39 —cuando asumió el cargo de gobernador del Estado de México— ya gozaba de ser dueño al menos cinco propiedades, a las que se sumaron otras que heredaría o adquiriría con el tiempo.

Sin embargo, a lo largo de su carrera en la administración pública, el expresidente se caracterizó por la opacidad en el manejo de su riqueza. Situación que trató de revertir hasta 2007, dos años después de tomar posesión como titular del gobierno del Edomex.

En ese entonces, como gobernador, en un intento de transparentar sus bienes y dar certeza a su gobierno, declaró que como Ejecutivo estatal obtenía un sueldo mensual neto de 147,739 pesos (un millón 772,868 pesos al año).

Además de ser dueño de una casa en Metepec desde 1982, cuando tenía sólo 16 años; así como otra casa en Ixtapan de la Sal desde 2005; ambas propiedades compradas de contado con un valor de 924 viejos pesos y 5,611,195 pesos, respectivamente,

Asimismo, dijo contar con un departamento en co-propiedad en Acapulco desde 2001, que fue resultado de la herencia de su primera esposa fallecida y el cual tenía un valor de 2 millones 660,288 pesos.

Así como ser dueño de un terreno en Valle de Bravo desde 1988, con un valor de 11,200 viejos pesos y que su padre le heredó cuando contaba con 22 años; un año después, su padre le heredaría otro predio rústico en Acambay, con un valor 647 viejos pesos.

Dicha declaración sería la única y última en hacer pública hasta su llegada a la Presidencia de la República en 2012, cargo en el que también se posicionó como el titular del Ejecutivo federal que más ganaba, al tiempo que año tras año subió su sueldo.

Ingresos como presidente

Cuando llegó al gobierno federal, EPN declaró que durante 2013 tuvo ingresos mensuales por 193,478 pesos por sus labores presidenciales (2 millones 321,736 pesos al año). Mientras que su antecesor, Felipe Calderón, percibía mensualmente 126,000 pesos mensuales netos (un millón 512,000 pesos al año).

Dijo contar con su casa ubicada en Metepec, Edomex; el departamento en Acapulco; la casa en Ixtapan de la Sal; el terreno en Valle de Bravo; el terreno en Acambay. Al tiempo que aseguró que heredó de su padre un casa en Atlacomulco; una casa en Toluca; un  terreno en Metepec; un terreno en Atlacomulco.

Además reportó joyas, obras de arte y relojes en donación y otras adquiridas de contado, por un valor de 6 millones 900,000 pesos. Al igual que la posesión de monedas y metales, por un valor de 3 millones de pesos y otras cuentas de por actividades financieras y ‘otros’ tipos de flujo monetario, por más de un millón de pesos, según consta en su declaración patrimonial inicial de 2013.

El expresidente hizo público en sus declaraciones los montos de sus bienes, entre 2013 y 2017; para la declaración del 2018, de conclusión de encargo, decidió no hacer públicos sus bienes ni el costo de los mismos. (Con información de Maritza Pérez)

Odebrecht, Casa Blanca y Estafa Maestra, los otros escándalos

Durante su mandato como presidente de México (2012-2018), Enrique Peña Nieto fue señalado de encabezar una red de corrupción.

Entre los escándalos en que se vio involucrado el mexiquense destacan la compra por parte de su entonces esposa Angélica Rivera de la llamada Casa Blanca, y los casos Odebrecht y la llamada Estafa Maestra.

Una investigación especial de Aristegui Noticias reveló en noviembre del 2014 que el presidente de México poseía una casa en Lomas de Chapultepec, en la capital del país, con valor de 7 millones de dólares, que no estaba a su nombre.

“La casa fue construida a su gusto y de Angélica Rivera por Grupo Higa, una de las empresas que ganó la licitación del tren México-Querétaro (hoy revocada) y levantó obras importantes en Edomex cuando él fue gobernador”, cita el reportaje.

De acuerdo con una investigación realizada por el portal informativo Animal Político y la organización civil Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el gobierno federal de Peña Nieto utilizaba un mecanismo, a través de 11 dependencias, para desviar miles de millones de pesos.

Al revisar las Cuentas Públicas 2013 y 2014, detectaron contratos ilegales por 7,670 millones de pesos, monto del que no se supo dónde quedaron 3,433 millones de pesos.

MCCI documentó también que la Secretaría de la Función Pública y Pemex abrieron investigaciones luego de que ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht admitieron ante una corte federal en Nueva York, Estados Unidos, haber sobornado a funcionarios mexicanos por 10.5 millones de dólares entre los años 2010 y 2014, es decir duarte los gobiernos de los expresidentes Felipe Calderón y Peña Nieto. (Con información de Rolando Ramos)

Investigado desde el 2020 por FGR

La investigación abierta por la Fiscalía General de la República (FGR) contra el expresidente Enrique Peña Nieto por presuntos lavado de dinero sería la segunda en los últimos años.

El Economista informó el 28 de marzo pasado que después de solicitar información a la FGR sobre indagatorias contra los expresidentes, desde Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) hasta Peña Nieto (2012-2018), y el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, la fiscalía informó que había al menos tres carpetas de investigación relacionadas con presuntos hechos de corrupción de los mencionados y que mantenía abiertas la Fiscalía Especializada en materia de Combate a la Corrupción.

Al dar respuesta al recurso de revisión RRA 12997/21 informó que las investigaciones derivan de denuncias presentadas en las oficinas centrales de la FGR en la Ciudad de México durante el segundo semestre del 2020, meses antes de realizarse la consulta ciudadana para conocer la opinión de la población sobre si se debía investigar o no a los exmandatarios por presuntos hechos de corrupción.

Por otra parte, esta casa editorial solicitó a la UIF si había presentado denuncias por alguna irregularidad encontrada en las cuentas de los expresidentes. Ante esto, indicó que tras realizar una búsqueda la respuesta era “0”, es decir, que no haya presentado denuncia alguna, lo anterior de acuerdo con el oficio de respuesta fechado el 26 de enero del 2022. (Con información de Héctor Molina)