EU prepara golpe a Putin en ‘donde le duele’: busca abaratar petróleo ruso

  • Para ello, se propondría condicionar a Rusia a vender el crudo a entre 40 y 60 dólares con una serie de medidas.

Estados Unidos y sus aliados analizan buscar la manera de limitar el precio de venta del petróleo ruso entre 40 y 60 dólares por barril, según personas familiarizadas con el asunto.

Los aliados han estado explorando varias formas delimitar los ingresos petroleros de Rusia mientras minimizan el impacto en sus propias economías, esto en las discusiones que comenzaron en el período previo a la cumbre del Grupo de los Siete.

En la cumbre en Alemania del 28 de junio pasado, los líderes acordaron explorar opciones para limitar los precios al eliminar los seguros y servicios de transporte necesarios para mover productos derivados del petróleo ruso a menos que el petróleo se compre por debajo del precio acordado.

Un umbral más específico dependerá de las condiciones del mercado cuando se acuerde un tope y estas podrían cambiar significativamente. Antes de la caída en los precios del petróleo del lunes, el crudo ruso probablemente cotizaba alrededor de los 80 dólares por barril. Sin embargo, la información sobre las transacciones en los barriles de la nación liderada por Vladimir Putin se ha vuelto menos conocida después de la invasión a Ucrania.

La administración de Biden considera que un tope de 40 dólares es demasiado bajo, dijeron dos de las personas. El objetivo es recortar los ingresos de Moscú por su guerra en Ucrania, pero el riesgo es que las medidas mal ejecutadas provoquenun aumento en los precios del petróleo.

Hasta ahora, la administración estadounidense se ha alejado del despliegue de sanciones secundarias extraterritoriales para hacer cumplir las restricciones impuestas a Rusia y tales medidas suelen ser vistas con preocupación entre algunos aliados europeos. Su uso de un límite de precio al petróleo es probablemente una medida de último recurso, según una de las personas.

Los funcionarios de la administración de Biden están teniendo varias reuniones a la semana sobre el tope de precios, tratando de convertirlo en una realidad, de acuerdo con un funcionario. El esfuerzo se intensificará en las próximas semanas, apuntó.

Los portavoces del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca no comentaron de inmediato sobre las discusiones.

Si bien los límites máximos del petróleo recibieron una mención en el comunicado del G-7, hay mucho escepticismo de que se llegue a un acuerdo en el futuro cercano, ya que la idea aún debe desarrollarse y hay una serie de obstáculos. Sin embargo, continúan las discusiones para tratar de concretar una propuesta concreta.

Los ‘peros’ de la propuesta

Un problema es que el mecanismo requeriría que la Unión Europea introduzca exenciones a las sanciones que el bloque adoptó a principios de junio cuando acordó una prohibición total de esos servicios después de superar semanas de intensas negociaciones entre los estados miembros.

Las sanciones de la UE requieren la unanimidad y el respaldo de los 27 estados miembros. Reino Unido también está listo para introducir restricciones a sus aseguradoras y proveedores de servicios, comentó una de las personas familiarizadas.

No obstante, a EU le preocupa que la prohibición europea tal como está, que en el caso de la UE comienza a entrar en vigor a finales de año, pueda contribuir a que los precios del petróleo se disparen aún más,hasta 185 dólares el barril según algunas estimaciones, lo que potencialmente podría conducir a una recesión global, dijeron las personas.

Junto con Reino Unido, la UE cubre la mayor parte del mercado mundial de seguros y Rusia tendría dificultades para mover su producto sin acceso a esos servicios.

Los países del G-7 y la UE ya acordaron eliminar gradualmente la importación de petróleo ruso, pero mientras lo hacían, Moscú buscó aumentar las exportaciones a otros compradores a un precio reducido. Rusia todavía está recibiendo más de 600 millones de dólares al día por la venta de petróleo, aún cuando varias naciones evitan comprarles suministros.