El suizo hizo su reaparición mostrando un tenis de menor a mayor. Durante todo el primer set el ex número uno no tuvo break points a favor y definió la manga en un tiebreak muy apretado ante el británico. Pese a que le hizo mucha fuerza y llegó a tener un break point a favor, el oriundo de Birmingham perdió por detalles.

Ya en el segundo, con un Federer un poco más dubitativo y que no se sintió cómodo en ningún tramo de la manga, Evans aprovechó y mezclando un servicio intratable con un 100% de efectividad en los break points, logró llevársela para forzar el desenlace en el tercer set.

En el último tramo del partido fue cuando apareció el mejor Federer. Con destellos de gran tenis, el suizo concretó varios puntos impresionantes con su revés (que estuvo intratable) y supo aprovechar al máximo sus ventajas. Pese a haberse ido con las manos vacías, Evans realizó un gran encuentro en la capital qatarí ante el ex número uno del mundo.

Con este resultado el nacido en Basilea se medirá en los cuartos de final ante Nikoloz Basilashvili (42°) rival al que enfrentó en una sola oportunidad en la primera ronda del Abierto de Australia 2018. En aquella oportunidad Federer se llevó el encuentro por 6-2, 6-1 y 6-2.