Fiscales deben ser destituidos: expertos

  • Exigen lo mismo para juzgadora. Demoledor, dictamen, coinciden; “evidenció el desaseo”.

Los fiscales generales Alejandro Gertz Manero y Ernestina Godoy Ramos, así como la jueza que ordenó la aprehensión de Alejandra Cuevas Morán, deben ser sancionados y destituidos de su cargo por encarcelar a una persona por un delito inexistente, consideraron especialistas.

El especialista en seguridad, Alejandro Hope, señaló que el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que le otorgó el amparo a Cuevas Morán, es demoledor, porque evidenció que el proceso fue totalmente desaseado, en el que se inventó un tipo penal para acusar a una persona.

“Es absolutamente demoledor, porque lo que dice la Suprema Corte de Justicia de la Nación es que metieron a la cárcel a una persona por un delito inexistente, es decir, inventaron un tipo penal, por lo que es absolutamente demoledor el dictamen de la Corte”, afirmó.

Hope comentó que se violentaron los derechos de Alejandra Cuevas y madre, Laura Morán, expareja del hermano del fiscal general de la República, de nombre Federico Gertz, por lo que se les debe reparar el daño.

“Es muy delicado, muy grave lo que sucedió, y si hubiera rendición de cuentas, habría que pensar en la destitución del fiscal general de la República, Alejandro Gertz y de la fiscal de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, además, el Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México debería investigar para ver qué sucedió con la jueza que libró la orden de aprehensión contra Alejandra Cuevas, que mandó a la cárcel a una mujer por un delito inventado”, ahondó.

Indicó que tras lo señalado por el Máximo Tribunal de Justicia del país, se debe dar vista a los fiscalías de asuntos internos tanto de la FGR y de la Fiscalía General de Justicia para que indaguen el por qué se le dio trámite a este asunto, y, añadió, “debería haber reparación del daño para los ministerios públicos que no quisieron ejercer la acción penal y que luego fueron despedidos”.

El investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Tito Garza Onofre, señaló que el fallo de la Corte sobre el caso Gertz mandó un mensaje claro sobre el “lamentable papel” que realizó la FGJ de la Ciudad de México, que es un llamado de atención para poner el foco de atención en las instituciones de procuración de justicia.

“El mensaje es que si realmente queremos tener un sistema de justicia que se imparta con celeridad, sin cuestiones de corrupción, lo primero es ver de dónde reciben órdenes, cómo se integran esas carpetas”.

En entrevista, Garza Onofre refirió que lo que evidencia el caso Gertz es que las fiscalías siguen una cadena de mando para integrar expedientes que muchas veces viene desde la titularidad de la misma.

“Es un mensaje alentador que la Suprema Corte no sólo haya sentenciado por unanimidad y llamado la atención sobre los procedimientos técnicos del debido proceso, sino también sobre el papel de la fiscalía de la Ciudad de México”, expuso.

Consideró que se debe poner controles en la fiscalias para evitar que estas instituciones sean utilizadas para fines personales o políticos de sus ocupantes.

“Para evitar tráfico de influencias y para cuando un caso tenga que ser investigado por las fiscalías no dependa de quién es el involucrado, no dependa de si el involucrado es el fiscal, sino que cualquier mexicano, independientemente de su estatus, deba confiar en que la procuración de justicia no depende de la voluntad o amiguismo de las cúpulas de poder”, consideró.

Coincidió en que los fiscales deben ser sancionados o destituidos por lo ocurrido en el caso de Alejandra Cuevas Morán.