El COI se propone llevar a cabo los juegos, pese a las dudas y preocupación crecientes que siembra el descontrol de la pandemia de coronavirus a escala mundial.

El calendario de los juegos sigue pendiente de aplazamientos y cancelaciones que tienen en vilo, sobre todo, a los más de 4,700 atletas -del total de 11,092- que aún deben ganarse su plaza olímpica.