Francis Ngannou viene de menos a más para refrendar el título de los pesados ante Cyril Gane

El camerunés Francis Ngannou no tuvo el mejor de sus arranques en la pelea ante Cyril Gane; sin embargo, con una buena administración de pelea consiguió llevar la misma a las tarjetas, en donde, con triunfo por decisión unánime, refrendo el cetro de los pesos completos, dentro de la función denominada UFC 270.

El morbo de la llegada de Gane como campeón interino, además de los fuertes rumores que ponen a Ngannou dentro del boxeo profesional ensalzaron los primeros minutos de la reyerta. Se vio a un francés activo sobre el octágono, mientras que el camerunés quedaba a la distancia esperando hacer gala de su musculatura.

Dicha situación fue aprovechada por Cyril quien conectó patadas frontales y a las piernas, que sin duda desconcentraron al campeón. Dicha situación se repitió en el segundo asalto, en donde una reversible sobre Francis le sumó puntos al retador. Poco de Ngannou a la corta distancia que presumir.

Para el tercer asalto, el campeón demostró que no solo es músculo, y con potencia logró aplicar par de derribos que sin duda desgastaron a Gane tras tener que soportar al rival sobre la lona. Un codazo y una patada al rostro parecía que emparejarían las acciones para el francés, sin embargo terminó pidiendo la campaña para salvarse del sometimiento.

Sin duda, el ‘ecuador’ de la pelea le cobró factura a Gane, quien gastó sus energías en el cuarto asalto evitando los castigos de Francis y en patadas inefectivas a las piernas. Ngannou volvió a llevar a su rival a la lona, y de nuevo la campana lo hizo ver escaparse su oportunidad de triunfo.

La búsqueda de un castigo sobre la pierna fue lo más que pudo hacer Cyril en el último episodio. Francis logró escapar y voltear la situación a su favor. Fue cuestión de tiempo para que la campana sonara indicando el final del combate.

La decisión fue unánime. Los jueces entregaron tarjetas 48-47, 48-47, 49-46, con las que Francis Ngannou refrendó su campeonato peso completo en UFC; dejando aún más en duda su continuidad en la empresa de Dana White.