Gobierno de AMLO vende vehículos de lujo cómo Ferrari, Lamborghini y McLaren que le confiscaron a hackers, sin fallo judicial

  • Debido a que las unidades de alta gama, como Ferrari, Lamborghini, McLaren y Mercedes Benz, legalmente no podían ser enajenadas y al parecer no eran propiedad de los acusados

El Instituto Nacional para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) ha vendido siete vehículos de lujo que fueron asegurados a una organización delictiva de hackers, sin tener un fallo judicial, y ahora enfrenta una demanda.

Esto debido a que las unidades de alta gama, comoFerrari, Lamborghini, McLaren y Mercedes Benz, legalmente no podían ser enajenadas y al parecer no eran propiedad de los acusados.

Siete meses después, el Indep vendió 7 de esos carros en la megasubasta efectuada en Los Pinos el 15 y 16 de diciembre de 2019.

El organismo, dependiente de la Secretaría de Hacienda, ingresó 28.6 millones de pesos por la venta de los vehículos a personas originarias de Sinaloa, Querétaro, Quintana Roo, Estado de México y Guanajuato.

Sin embargo, en esas fechas ninguno de los vehículos tenía una sentencia de decomiso, extinción de dominio o declaratoria de abandono, con lo que se podría hacer uso de las unidades.

De acuerdo con Reforma, se solicitó al Indep su versión sobre este asunto y respondió que primero iban a checar la información del caso, antes de emitir una postura.

Funcionarios de la FGR consultados comentaron que en este caso no hubo una declaratoria de abandono y, si bien se presentó una demanda de extinción de dominio, los bienes que se reclamaron en ella fueron las cuentas bancarias de los hackers y no sus vehículos.

El titular de la FEMDO, Alfredo Higuera Bernal, solicitó a la Fiscalía Especializada de Asuntos Internos indagar cualquier posible delito cometido por fiscales federales en el caso de los vehículos asegurados a los hackers.

Pero este asunto ya escaló al grado de que un juez federal también abrió un procedimiento por desacato judicial en el cual pidió analizar la destitución de altos funcionarios, aunque no del INDEP, sino de la FGR, entre ellos el propio Higuera.