Iglesia y periodistas vs 4t

“Derivar los problemas sociales a la prensa o a la iglesia como eje de solución es solo muestra de la debilidad o incompetencia oficial para resolver problemas y peor es culpar a otros de su ineficiencia que, de paso, polariza a la sociedad misma algo muy conveniente para la 4t de zafarse de sus obligaciones”. 

Antonio Ceja 

La escalada de violencia en contra de los periodistas desembocó ayer en una serie de manifestaciones en todo el país para exigir al gobierno de López Obrador todas las garantías constitucionales en el ejercicio de Libertad de Expresión. El gremio periodístico ha visto como los ataques a periodistas se han triplicado en los tres años que López Obrador lleva en el poder. De acuerdo con un reporte de la organización Artículo 19, el gobierno de Felipe Calderón reportó 48 casos en todo su sexenio y 47 en el de Enrique Peña Nieto mientras que López Obrador, al inicio de la mitad de su sexenio ya registra 50 periodistas asesinados. 

La animadversión del presidente Obrador hacia la prensa que le es incómoda, se ha traspasado a los gobiernos estatales donde Morena tiene el poder y en mayor o menor medida, los comunicadores son presionados para “no hablar mal” de la 4t. 

Pero no solo son los periodistas; los científicos y entidades autónomas son objeto de ataques de la 4t lo que debilita el Estado de Derecho en el país y las consecuencias ya permean en el ámbito nacional. 

A pesar de represión oficial de la 4t que, incluso, tiene cada semana un show para desmentir a los periodistas, los morenistas van a hora contra la iglesia católica para tratar de revertir la violencia que registra el país a través de motivar la conciencia social por medio de la religión. En un encuentro realizado en marzo del año pasado (https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/politica/amlo-programas-escuelas-perdon-reconciliacion-iglesia-catolica-epicopado-segob-4978915.html)  se detalla la “estrategia” obradorista de “abrazos, no balazos” para pacificar al país. En ese sentido, el gobernador de Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, ha desempolvado aquella iniciativa y ahora, prepara contrarrestar la posición del Obispo de la Diócesis de la Paz Miguel Ángel Alba Díaz luego de que el domingo pasado, en misa, abordara la alta incidencia de violencia que se ha presentado en el Estado. Ante esto, “El Puchas” Castro Cosío llamará al Obispo a platicar y llegar a trabajar juntos (¿?). 

Vivir del pasado. 

Luego de la molestia que le causaron los comentarios del sacerdote, a Castro Cosío le salió lo obradorista y acusó a la iglesia y a los medios de “guardar silencio” cuando la entidad vivió una oleada de asesinatos y desapariciones hace 10 años: “2016 y 2017, ¿recuerdan los niveles de violencia que había? Y hubo gente que guardó silencio y nunca dijo que estaba el crimen organizado, ¿no? Algunas voces tal vez, pero me parece a mí que ahorita hay que unificar esfuerzos”. Al profe le urge ir al médico porque su mente ya empieza a fallar o que, de perdida, se remita a la hemeroteca local para verificar si la prensa choyera calló en aquellos años. 

Derivar los problemas sociales a la prensa o a la iglesia como eje de solución es solo muestra de la debilidad o incompetencia oficial para resolver problemas y peor es culpar a otros de su ineficiencia que, de paso, polariza a la sociedad misma algo muy conveniente para la 4t de zafarse de sus obligaciones. 

¿Qué tan necesaria sería la presencia de las iglesias en las mesas de seguridad que a diario se realizan en el palacio de cantera?