Imponer el Proyecto Integral Morelos es “nueva traición a Zapata”

Ayala, Mor. Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala manifestaron ayer que la imposición del Proyecto Integral Morelos (PIM) por parte del gobierno federal representa “una nueva traición al general Emiliano Zapata”.

En la estatua en donde descansan los restos del general, ubicada en Cuautla, y en la ex hacienda de Chinameca, municipio de Ayala, en donde fue asesinado hace 102 años, los integrantes del frente recordaron que en campaña el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió cancelar este megaproyecto, lo cual no ha sucedido.

Los ejidatarios de Ayala y activistas sociales que se oponen al PIM desde hace nueve años, porque sostienen que éste afectará su entorno, dejaron a las 8:30 de la mañana una ofrenda floral y otra hecha con mazorcas de diferentes colores y semillas en la estatua del Caudillo del Sur que está en la plaza Revolución de la cabecera municipal de Cuautla.

Posteriormente en una caravana conformada por 40 vehículos y una decena de ciclistas, se dirigieron a la ex hacienda de Chinameca, en donde el 10 de abril de 1919 se perpetró el homicidio del jefe del Ejército Libertador del Sur.

En este sitio, los opositores al PIM, que incluye dos termoeléctricas, un acueducto y un gasoducto, señalaron: “Aquí estamos, mi general, para defender lo que usted, junto con todos los y las zapatistas lograron hace 100 años, y como bien dijo, no queremos ni paz de los esclavos, ni paz de los sepulcros, queremos la paz que sólo la justicia real traerá, cuando nuestros derechos, cuando la vida, cuando el futuro de nuestros pueblos sean respetados por los gobiernos”.

Insistieron en que no darán un paso atrás en su lucha porque tienen 11 suspensiones vigentes contra el PIM y señalaron que el desarrollo y progreso “no tiene que ser industrialización irracional, despojo y destrucción de la naturaleza y de los pueblos”.

¡Agua sí, termo no!

Durante el mitin los asistentes coreaban consignas como: “¡Agua sí, termo no! ¡Zapata Vive: la lucha sigue, sigue y sigue! y ¡Arriba los pueblos, abajo los megaproyectos!

“Los nietos de los campesinos indígenas que lucharon en el Ejército Libertador del Sur junto a nuestro general Emiliano Zapata Salazar, hace más de 100 años, hoy estamos denunciando la imposición, la represión y despojo que desde hace nueve años estamos viviendo en el oriente de Morelos por la termoeléctrica al amparo del Proyecto Integral Morelos, al que nosotros llamamos el proyecto integral de la muerte”, denunciaron.

El acto para conmemorar el aniversario luctuoso de Zapata fue amenizado por una banda de música de viento, así como bailables realizados por estudiantes de normalistas de Teteles, Puebla y las alumnas de la escuela normal rural de Amilcingo.