Ingresos públicos subieron 5.6% en el 2021; impulsan altos precios del crudo e IVA

La recuperación del precio del petróleo, así como una mayor recaudación por concepto del Impuesto al Valor Agregado (IVA) impulsaron los ingresos presupuestarios del gobierno en el 2021, los cuales registraron su mayor tasa de crecimiento desde el 2016, de acuerdo con la información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De enero a diciembre del año pasado, los ingresos presupuestarios sumaron 5 billones 960,910 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 5.6% en comparación con el 2020, la mayor tasa de crecimiento desde el 2016, cuando aumentaron 10.4 por ciento.

Asimismo, los ingresos superaron en 421,963 millones de pesos lo programado, monto que supera, por ejemplo, el gasto total que se destinó a la inversión física que fue de 379,000 millones de pesos.

“Era de esperarse que por el rebote de la actividad económica y con la recuperación que presentó el precio internacional del petróleo, se viera una mejora respecto al 2020. Hay una mejora, y se nota mucho más en la parte de los ingresos petroleros, que fueron los que más cayeron en el 2020, mientras que lo que termina reflejando la actividad económica es el crecimiento en el IVA, y en menor medida en el ISR”, explicó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Al interior del reporte se observó que los ingresos petroleros sumaron poco más de 1.15 billones de pesos, lo que resultó un crecimiento de 80.6% en comparación con el 2020. Asimismo, fueron 219,757 millones de pesos mayores a lo previsto.

En el caso de los tributarios, se recaudaron 3.95 billones de pesos, 1.1% más en comparación anual. Dentro de éstos, el IVA fue el que mostró un mejor desempeño, con una recaudación de 1.12 billones de pesos, 7.7% más que el año pasado y 144,752 millones de pesos mayor a lo previsto.

En el caso del ISR, la recaudación creció 1.9%, mientras que el IEPS cayó 18%, explicado principalmente por los estímulos fiscales que se otorgaron por concepto de IEPS a gasolinas, que se reactivaron en marzo del 2020, lo cual hizo que la recaudación por estos combustibles cayera 29.6 por ciento.

De acuerdo con José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) la mayor recaudación tributaria se ha visto impulsada por una mayor fiscalización por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Matices

Al observar sólo el mes de diciembre, se ven matices en la recaudación de impuestos que, por un lado, muestran el debilitamiento del mercado interno y por otro, los beneficios de la reforma al outsourcing, de acuerdo con analistas.

“En los últimos meses del 2021 se empezó a reflejar una pérdida de dinamismo, sobre todo en la cuestión interna que se observó en la recaudación del IVA y el IEPS. La caída, sobre todo en el IVA, vislumbra que, al menos en el corto plazo, las condiciones no mejoren radicalmente, lo que podría propiciar un inicio de año difícil”, explicó James Salazar.

Si bien los ingresos tributarios mostraron un crecimiento anual de 5.2% en diciembre, se observaron caídas importantes en el IVA así como en el IEPS distinto al que se aplica a las gasolinas.

El IVA, que es un impuesto relacionado con el consumo, mostró una caída anual de 8.6% en diciembre, mientras que además de la contracción de 49.8% del IEPS de gasolinas se observaron caídas de 13.7% en el IEPS a plaguicidas; 12% en el gravamen a la cerveza y bebidas refrescantes; 6.9% en las bebidas saborizadas; 5.2% en las bebidas alcohólicas, así como de 1.7% en las bebidas energizantes.

Por su parte, el Impuesto sobre la Renta (ISR) mostró un incremento considerable, en diciembre, se recaudó 21.9% más que en el último mes del 2020.

“Esto está reflejando la situación heterogénea que vive la economía. Se ve un debilitamiento del mercado interno en términos de consumo, por eso la caída en el IVA y del IEPS, los cuales están muy ligados a la evolución del ciclo económico. Por otro lado, tenemos un aumento de ingresos petroleros, relacionados al incremento del precio del petróleo, así como de la recaudación del ISR, lo que está vinculado a la mayor supervisión fiscal sobre las empresas y la formalización del empleo que se ha dado”, comentó José Luis de la Cruz.

Gasto creció 6.4%

En el caso del gasto público, la Secretaría de Hacienda informó que se gastaron 6 billones 738,853 millones de pesos, lo que significó un incremento de 6.4% en comparación con el año previo. Este es el mayor incremento del gasto que se tiene desde el 2008, cuando creció a una tasa anual de 10.1 por ciento.

Además, el reporte de Hacienda es que el año pasado se gastaron 481,713 millones de pesos más de lo programado, lo cual se observó en el gasto programable, es decir, aquel que se destina a proveer bienes y servicios a la población, por ejemplo, el gasto en programas sociales.

“En total, el gasto conjunto en salud y protección social alcanzó un monto histórico cercano a los 2 billones de pesos, un aumento de 3.4% real anual, ayudando así a redoblar esfuerzos contra la pandemia, fortalecer los ingresos de los hogares e impulsar el capital humano de la población”, destacó la SHCP.

En tanto, el gasto en desarrollo social fue de 3 billones 71,333 millones de pesos, 85,694 millones de pesos por arriba de lo programado, y representó 59.9% de los 5.1 billones de pesos del gasto programable.

En el caso del gasto no programable, contando el costo financiero, este fue de 1.6 billones de pesos, 1.4% menos que el año pasado.

El mayor gasto a lo programado, explicó la dependencia, fue posible gracias a la fortaleza de los ingresos que se obtienen por el pago de impuestos.

Sólo en diciembre, los ingresos tributarios mostraron un crecimiento anual de 5.2% y se observaron caídas importantes en el IVA , así como en el IEPS distinto al que se aplica a las gasolinas.Ingresos públicos subieron 5.6% en el 2021; impulsan altos precios del crudo e IVA