La FMF apostará por un técnico local para la selección mexicana rumbo al 2026

Los días pasan y con esto la elección del nuevo director técnico para la selección mexicana de cara al Mundial de 2026 está cada vez más cerca de concretarse.

Han pasado 42 días desde que Yon de Luisa anunció que se tomarían 60 días para investigar y profundizar en las causas que provocaron los malos resultados de la selección mexicana en los últimos meses. Será a principios de febrero, en la primera asamblea de dueños del 2023, donde se tenga un dictamen final y se presente parte del nuevo proyecto para selecciones nacionales de cara al Mundial en 2026.

Está claro que, en orden de importancia, la elección del próximo técnico es una de las prioridades, y aunque aún no hay contacto formal con ningún candidato, al interior de la FMF tienen más que definido el perfil con el que desean ser representados en la próxima Copa del Mundo.

De entrada, al día de hoy la prioridad está 100% un estratega local. Con esto no se habla exclusivamente de nacionalidad mexicana, sino de un técnico que trabaje -o haya trabajado con éxito- en el balompié de nuestro país. Esto buscando una identidad y mucho mejor adaptación con el futbolista mexicano.

Otro punto importante será el cambio generacional. Más allá de los gustos que pueda tener el nuevo técnico de México, habrá indicación directamente por parte de la FMF para iniciar un cambio generacional desde ya, con lo cual se priorizará a los futbolistas jóvenes y varios de la ‘vieja escuela’ ya no serán contemplados.

Jimmy Lozano y Miguel Herrera toman la delantera.

Aunque no ha existido contacto con ninguno de los dos, Claro Sports pudo saber que ambos técnicos son fuertes candidatos al banquillo del Tri. Incluso el Jimmy ya envió un proyecto de trabajo a la FMF.

Con este mismo perfil, técnicos como Guillermo Almada, Ignacio Ambriz, e incluso Diego Alonso y Antonio Mohamed, son algunos de los que se tienen en carpetas de selección mexicana.

Restan 18 días para que el tiempo de análisis llegue a su final, y con esto, se tenga mayor claridad de los próximos cambios que podría enfrentar el balompié mexicano.