La guerra también deja en ruinas al principal banco de Rusia

Otra de las caras de la guerra de Rusia con Ucrania se manifiesta en lo económico: ahora, la filial europea del Sberbank, principal banco ruso, es la gran afectada. Según declaraciones del Banco Central Europeo (BCE), Sberbank Europe AG, estaría en «quiebra o probable quiebra».

La situación de la entidad bancaria habría sido causada por una ola masiva de retiros de fondos de sus clientes en medio de las tensiones geopolíticas. Esto habría ocasionado una falta de liquidez que no podrían revertir y que impediría a la institución cumplir con sus obligaciones.

«En el futuro cercano, es probable que el banco no pueda pagar sus deudas u otros pasivos a medida que vencen», aseguró la división de supervisión bancaria del BCE, según cita la agencia de noticias France24.

La autoridad financiera europea considera que no hay perspectivas positivas con «posibilidades realistas» para que la institución restablezca su flujo de caja.

Mientras tanto, las acciones de Sberbank (SBER) se desplomaron más de 50% durante la jornada de este domingo 27 de febrero. Antes del cierre del día y luego al inicio de este lunes, SBER ha presentado una ligera recuperación en los mercados.

Esta leve recuperación, no obstante, luce poco representativa en un contexto semanal, con más de 4% y 47% a la baja durante los últimos dos períodos de 7 días, en datos de TradingView.

Cerco económico a Rusia

Anteriormente, ya se había dado a conocer que las entidades bancarias rusas estarían excluidas de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT), principal red de comercio interbancario del planeta.

Mientras tanto, los ciudadanos de lado y lado intentan desesperadamente de tener dinero en sus manos. Así como los rusos han optado por retirar sus fondos de Sberbank, del lado ucraniano se han visto filas larguísimaspara retirar efectivo de los cajeros, en medio de un bloqueo a las transacciones con dinero electrónico, tal como reseñamos en CriptoNoticias.

Tanto la moneda rusa, el rublo, como el grivna ucraniano, se han visto igualmente afectados en los mercados cambiarios: en ambos casos, se ha disparado el tipo de cambio contra el dólar y el euro, aunque el que sale peor parado de momento es el rublo.