La Sedena conocía la ubicación de Los Chapitos pero decidió no capturarlos, según informes militares

  • A pesar de que miembros del Ejército identificaron a los hijos del Chapo como objetivos de interés decidieron no detenerlos.