Lo ‘barato’ de la reforma eléctrica puede salir caro y ‘llevarse’ al motor del empleo formal

Un aumento en los costos de la electricidad compromete el empleo sobre todo en los sectores de la manufactura y el comercio, en donde se concentra más del 45 por ciento del empleo formal en el país, señaló Sofía Ramírez, directora general de México, ¿Cómo Vamos?

“La inversión y el empleo están sumamente ligados” al señalar que la reducción de la inversión en los últimos años se refleja en el deterioro del mercado laboral.

“Si nos enfrentamos a un encarecimiento de la electricidad, lo que está en juego es el bienestar de las personas”, agregó.

La inversión como porcentaje del PIB se ubicó en 18.8 por ciento al cierre del segundo trimestre de 2021, una recuperación desde el 17.8 por ciento de un año atrás, pero aún inferior al 22.2 por ciento que significó al término de la primera mitad del 2018.

Este comportamiento se refleja en los datos del empleo: en personal ocupado y horas trabajadas se observa una contracción de 0.3 mensual con datos a agosto del indicador IMMEX y las remuneraciones medias reales pagadas al personal contratado se contrajeron 0.2 por ciento mensual.

“En la medida en la que una empresa, sea del tamaño que sea, empiece a enfrentar costos más altos, empieza a recortar horas trabajadas, no únicamente despide personal, sino que les recorta las horas, el subempleo está hoy en cifras de dos dígitos. Sin electricidad no hay empleo y sin suficiente electricidad hay menos empleo”, alertó.

La economía mexicana depende en dos terceras partes de las actividades terciarias, el sector de los servicios, su peso en el PIB es de 66.9 por ciento, seguido de las actividades secundarias que aportaron el 29.6 por ciento. La concentración del empleo está en industrias manufactureras con el 23.9 por ciento; el comercio al por menor con el 21.7 por ciento.

“Todos los empleos en México necesitan algún tipo de energía para realizarlos y más allá de todas las implicaciones de la reforma, los sectores que más consumen electricidad para poder operar son la manufactura, los servicios del sector energético, el comercio y la minería. Esto compromete más del 60 por ciento de los empleos, el 88 por ciento del gasto en electricidad del país”, expuso durante su participación en el Diálogo Abierto sobre la Reforma Eléctrica, organizado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).