Los amigos del presidente.

“López mantiene, hoy, una enemistad infundada y creada en su obtusa mente; prácticamente, López ha tendido lazos de enemistad con todo lo que objete su cuarta transformación: empresarios, intelectuales, médicos, mujeres, niños, periodistas, deportistas, jueces y lo que sigue; prácticamente, amlo se ha quedado solo con su equipo de porristas que le muestra un panorama erróneo de la realidad”. 

Antonio Ceja 

Los gobiernos revolucionarios que desaparecen luego de un proceso democrático, han forjado su futuro en evitar repetir la llegada de salvadores. Ejemplos son Alemania bajo el mandato de Adolf Hitler; Panamá con “Cara de Piña” Manuel Noriega y muchos otros que han entendido que una sola persona y su voluntad solo generan miseria y aislamiento; Corea del Norte, Cuba y Venezuela y recientemente Rusia, son muestras de que el autoritarismo no funciona bajo ninguna métrica. 

La diplomacia es la base de lograr que un país tienda lazos con base a la cooperación económica, educativa, social y, desde luego, democrática. Un país o, mejor dicho, un presidente que renuncia a negociar con el resto del mundo de acuerdo a sus intereses llevará a la nación a una crisis de la cual será muy complicado superar. 

El presidente de México es la reencarnación de Hitler; ha hecho todo para parecerse a él: desde crear falsos enemigos hasta vender la idea al pueblo de que sus acciones son lo mejor para la nación. López Obrador, desde su origen, ha marcado su destino a base de mentiras y con ellas, ha gobernado durante su maquiavélico sexenio. Bajo esa perspectiva, López, aprovechando la riqueza del país y ha planeado lo que él denomina la “cuarta transformación” (palabra que amlo no entiende) que, en teoría, llevaría al país hacia la prosperidad y la justicia social, lo cual, desde luego, no ha ocurrido. López, en su ignorancia y autoritarismo, concibe que la destrucción equivale a transformar el rancio régimen político de México, pero en la práctica, el macuspano se ha erigido como el neo Hitler mexicano. 

El país se encuentra sumido en la burla internacional 

López mantiene, hoy, una enemistad infundada y creada en su obtusa mente; prácticamente, López ha tendido lazos de enemistad con todo lo que objete su cuarta transformación: empresarios, intelectuales, médicos, mujeres, niños, periodistas, deportistas, jueces y lo que sigue; prácticamente, amlo se ha quedado solo con su equipo de porristas que le muestra un panorama erróneo de la realidad nacional e internacional y, ésta última, ya registra el resultado de crear enemigos gratis sin medir las consecuencias de su necedad. Sus actos están dejando una estela de destrucción y ha generado una serie de conflictos internos e internacionales que, por sus calzones, mantiene como justificación de su mediocre gestión y que es aplaudido por sus seguidores a rabiar. 

Hoy, México enfrenta el oprobio no solo nacional, sino que, ahora, en el frente internacional y, con sus principales socios de la región como EEUU y Canadá, enfrentará un panel de controversias por la violación de las reglas que su gabinete aceptó al firmar el T- MEC y que hoy desconoce respondiendo con un tema musical de Chico Ché. 

Lejos de medir las consecuencias de sus actos, López escoge el enfrentamiento al diálogo y crea enemigos gratis con tal de ejercer su ADN hitleriano.