Inicio Micrópolis Los esquiroles de Castro

Los esquiroles de Castro

7
0

 

En Morena, hay una división tal, que su principal figura según el mismísimo Víctor Castro Cosío, no ataca a nadie de sus adversarios que están dentro de su partido que aspiran a la candidatura a la gubernatura. Claro, no lo hace de manera directa, porque hasta mal se vería, pero eso sí, lo hace a través de gente de su absoluta confianza, aquellos que tenía como esquiroles en el ayuntamiento y que siendo desleales a su jefe inmediato, desde dentro de la administración, trabajaban para debilitar la figura, ahora sí, de su principal contrincante a la gubernatura.

Y de paso, les dice y hasta les proporciona información, obvio, manejada a modo para tratar de desvirtuar la figura quién en estos momentos, ocupa en el ranking nacional, la tercera posición como el gobernador mejor calificado del país.

Así se las gasta el profesor Castro Cosío a quien le gusta lanzar la piedra y esconder la mano, para eso de mandar a su gente de confianza, dentro de su estructura de campaña política disfrazada de promoción de los programas federales de la secretaría de ¿bienestar?, para hacer el trabajo sucio. Es decir, sigue la misma escuela de su líder ¿moral ?, que tiene como bandera el combate frontal de la corrupción, pero solo en sus adversarios, porque en los de su casa, jamás, son intocables e inmaculados, como los hermanos Pio y Ramiro López Obrador (este último que en el municipio de Macuspana, en la tierra del edén y del mesías, la esposa y sindicato de ese municipio tabasqueño, le birló 200 millones de pesos al ayuntamiento), los Bartlett, padre e hijo, la esposa de John Akerman, a Napoleón Gómez, su funcionario estrella, David León, y una caterva de más funcionarios federales que han sido ventaneados con pelos y señales en todos los medios de comunicación.

Y en esa carrera por tratar de embarrar de lodo a sus adversarios políticos y a su vez a los partidos adversarios a Morena, se lleva entre las patas de los caballos, a los diputados locales de este partido, ese grupo de trece legisladores que ya no saben qué hacer, luego de pasar por alto un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación como de un Juez federal (juez de Distrito) y por el que les puede salir muy caro violar un desacato, pues este tiene severos castigos administrativos como punitivos, y en esa desbocada violación a las leyes, hasta quieren, sin calidad moral, aplicar un juicio político al Ejecutivo Estatal. No salen del embrollo donde están embarrados hasta el cuello, y quieren ahora ser acusadores- La verdad, no hay congruencia política, ni jurídica no moral con estos 13 legisladores. En su primer y equivocado juicio político que realizaron, de manera ilegal y sin justificaciones, la legalidad se los revirtió y quedaron mal palancudos con la autoridad judicial, así que ¿quién les va a creer? Mejor que se preparen cuando esta autoridad asuma su responsabilidad y aplique el rigor de la ley por ese desacato. Aunque hay que aclarar, que en el caso del grupo de los 13 diputados, hay dos manos que mecen esa cuna, por un lado, Leonel Cota Montaño, y por el otro, el profesor Víctor Castro, sobre todo en los casos de los diputados Milena Quiroga, Esteban Ojeda, Homero González y cuadrilla.

Precisamente, estos legisladores están mal asesorados, no puedo pensar otra cosa, aparte de decirles que son ignorantes de las leyes, ¿o se harán los ignorantes?, pero que están desquiciados, no lo dudo, con esa pretensión del juicio político. Ya un líder social (Alejandro Rojas) les advirtió, que si no respetan las leyes y se arregla ese problema interno del Congreso, planteara con la sociedad, juicios políticos para todos los diputados, porque estos, son empleados del pueblo que les paga desorbitados sueldos mensualmente para que trabajen y lo único que han hecho, es engañarlos, porque no desquitan esos casi 300 mil pesos mensuales, que no devengan.

Y estos, como los que corrieron del ayuntamiento, no solo por desleales sino por recibir un salario y no trabajar para la ciudadanía sino para otro político ajeno al ayuntamiento que, no era precisamente el pueblo paceño, sino para apoyar la figura del profesor Víctor Castro, que desee que ganó la elección en el 2018, dijo que iría por la gubernatura del estado, y en esa ambición, ha ocupado de aquellos que estaban incrustados en la administración municipal como en el Congreso del estado, y a este tipo se personas, se les llamas esquiroles, pero con sueldo.

Aún y contra esa corriente morenista, que se ha encargado de dividir aún más a la militancia como a sus principales figuras políticas que tienen aspiraciones, justa o no, pero tienen sus derechos, el profesor Víctor Castro Cosío no ha podido mermar la imagen de su principal adversario Rubén Muñoz Álvarez, el alcalde de La Paz, quien en la última encuesta que llegó a nuestra redacción, da cuenta de que sus números, van a la alza, y eso, sin que haya recorrido el estado de manera continua, como lo ha hecho desde diciembre del 2018, el funcionario federal de la avenida Las Garzas y Colosio, es decir, por señalar un número, de 20 recorridos a 2. Y eso, ha marcado la diferencia, porque las tendencias siguen favoreciendo al del palacio municipal al interior de Morena.

Y en cuanto a Francisco Pelayo Covarrubias, la empresa demoscópica, Massive Caller, sigue ubicándolo en la primera posición de las preferencias ciudadanas, precisamente por el que se dice ser el candidato de Morena, Víctor Castro Cosío. De quien hemos dicho que el sentido de las encuestas desde hace varios meses, lo viene marcando como en caída libre, ya que llegó a su tope de crecimiento, mientras que el panista, va demostrado que tiene las canicas a su favor no solo dentro del PAN, sino también de las preferencias ciudadanas en todo el estado.

Y aquí, se repite esa historia, pues mientras el que es funcionario federal (Víctor Castro) ha estado recorriendo el estado aprovechando el cargo para promocionar los programas sociales de la dependencia, y aunque se diga que no realiza labores de proselitismo ni utiliza recursos en equipos como vehículos y personal de la secretaría en donde trabaja aunque las gráficas de su momento muestran lo contrario, el cas de Francisco Pelayo, un empresario sudcaliforniano le va ganando en la antesala del palacio de cantera. Por cierto, sigue sumando gente a su proyecto, lo que no vemos en la cuadra de Castro Cosío.

Ahora que si tiene otros datos, pues que los muestre. Por lo pronto, no es la primera ocasión en que la encuestadora muestra números favorables a Francisco Pelayo, y en esas estadísticas, lleva las de ganar al interior de su partido, el PAN, como al exterior frente al que dice ser su principal adversario político.

Microtemas.

¡El ya merito renunció al PRI! No podemos dejar desapercibido el tema del eterno candidato y aspirante a la alcaldía de Comondú, Enrique Ríos. Un caballo de batalla del tricolor que al parecer, se dejó convencer para abandonar a su partido luego de lustros de ser su militante. Su renuncia, a decir de muchos que lo conocen, fue un grave error y aquí lo vamos a señalar. Si renunció el tricolor para cobijarse en Morena, hay que explicarle que en este partido, la posible candidata es Soledad Saldaña y la respalda Leonel Cota Montaño, y aunque no soy misógino ni futurista, puedo decirle que si se une a este partido, lleva todas las de perder, por el triste papel de su actual alcalde, Walter Valenzuela Acosta, quien no ha dado resultados al frente de dicha comuna.

Ahora, que si se va por el Partido Verde, hacia donde envió el edil comundeño a su principal asesor, Max Montes domo dirigente municipal, no le veo trazas de triunfo, aun y cuando Venustiano Pérez Sánchez, ex alcalde y ex diputado local por el PAN que anda buscando otros derroteros políticos, se le haya unido al Verde, pues tampoco le veo un posible triunfo. Es decir, creo que salió engañado por aquel que le habló al oído, pues es claro que el doctor Walter trabaja para el profesor Víctor Castro y este, tampoco anda muy bien que digamos con los ciudadanos de Comondú, ya que los agricultores, ganaderos y pescadores, se han quejado, y con justa razón, de la falta de atención y apoyos de los programas federales hacia ellos, o sea, que no están bien palancudo que digamos. De ahí la observación. Ahora que si Enrique Ríos, salió para irse a otro partido… y uno ganador… lo

dejamos de tarea. A lo mejor y en la próxima entrega, ya sabemos por cuál color se definió el “ya merito” del PRI, perdón del ex priista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here