Inicio Balconeando LOS EXCESOS DEL “PUCHAS”

LOS EXCESOS DEL “PUCHAS”

10
0

 

Hay uno que otro escribano –de esos que se creen mariposa siendo aún gusano- que defienden a capa y espada a Víctor Manuel Castro Cosío solo para granjearse lo que tuvo y perdió por su peculiar modo de manejarse, y olvida por completo –aunque por años fue un severo crítico de su hoy amo y señor- la vida de excesos que se ha tenido el maestro de secundaria que despacha ahora como encargado de los Programas Federales de Bienestar en Baja California Sur, dando así con su actuar un duro revés a la supuesta austeridad que tanto pregona.

Y lo digo porque la lujosa mansión que posee “El Puchas” –como lo dicen sus amigos y uno que otro llevado- justo la logró cuando estuvo al frente del XII Ayuntamiento de La Paz, esto entre los años 2005 al 2008, periodo en que por cierto se inició el fuerte endeudamiento que aún viene arrastrando el municipio paceño.

Tan es cierto esto, que a su salida como alcalde dejó un primer adeudo registrado por más de 246 millones de pesos, en donde se encontraba el más sonados de los casos con alrededor de 23 millones de pesos en perjuicio del Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento La Paz; gasto que fue reportado como corriente y que jamás fue comprobado.

Luego entonces la interrogante que ronda en la cabeza de muchos es: ¿Cómo es posible que un maestro jubilado, ex alcalde de La Paz, ex diputado federal -cargo en el que nunca brilló- y ahora senador de la República con licencia y a la par Coordinador de Programas Federales tenga un poder económico adquisitivo que no corresponde a la realidad, y peor aún, que no ha podido ser calculada o al menos conocer el verdadero origen de su financiamiento?

¿Porque? Bueno, porque para quien no lo sepa posee una residencia que los expertos valúan en poco más de 15 millones de pesos, finca donde hay lujosos espacios, alberca, una fachada imponente en una zona de alta plusvalía como lo es la Ampliación El Centenario, la cual está rodeada por otras mansiones similares pero que son propiedad de ciudadanos extranjeros.

Además de esa lujosa vivienda de la que hablamos, se le ha encontrado movimientos inusuales sobre todo por la compra indiscriminada de terrenos durante y después de su gestión como maestro de secundaria, alcalde de La Paz y diputado federal, y más porque todas ellas se hicieron a través de terceras personas, siendo una de ellas su propio cuñado de nombre Antonio López Navarro.

Y quien no lo crea, entonces que cheque en el Registro Público de la Propiedad como es que aparecen bienes inmuebles como el terreno de 160 metros cuadrados adquirido el 16 de febrero de 1996 bajo la clave catastral 101-003-029-022, justo a nombre del cuñado antes mencionado. O el predio en Ciudad del Cielo de 153.50 metros cuadrados adquirido también por su cuñado el 8 enero de 2002 bajo la clave catastral 101-002-190-016; o el terreno en El Centenario de 800 metros cuadrados con clave catastral 103-017-007-007, el cual se ubica a plena orilla de la Carretera Transpeninsular y que curiosamente también está a nombre de su cuñado desde el 5 de junio de 2008.

O hablemos del predio de 300 metros cuadrados en Avenida Las Palmas y Colima, adquirido por el mismo cuñado el 6 de octubre de 2008 bajo la clave catastral 101-011-009-046; o el suelo de mil 604 metros cuadrados en El Centenario que el cuñado de “El Puchas” compró el 9 de mayo de 2009. O que decir del predio de 160 metros en conjunto habitacional Las Garzas bajo la clave catastral 101-014-024-028, mismo que fue adquirido por su hija el 10 de agosto de 2009.

Claro, no hay que dejar fuera tampoco el terreno de 10 mil 900 metros cuadrados en la zona de El Centenario con clave catastral 1-01-351-1215 que se registró el 14 de julio de 2010 a nombre de su cuñado Antonio López Navarro. Ni el terreno en Calle 18 de Marzo y 5 de Mayo de 820 metros cuadrados a nombre también de su cuñado; o la propiedad de 30 mil metros cuadrados en El Centenario que se registró el 28 de enero de 2013.

Ni que decir de las tres propiedades a nombre de Víctor Manuel Castro Cosío, una en la calle Sin Nombre, E/ Sin Nombre y Sin Nombre, clave catastral 103-017-291-011. Su actual domicilio que habita en la calle Melitón Albáñez entre Morelos e Hidalgo; y el predio rústico con clave catastral 1-362-0033 que también está a su nombre.

Como podemos ver, “El Puchas” se ha pronunciado en contra de la corrupción una y otra vez cobijándose bajo la llamada Cuarta Transformación; sin embargo no podrá negar que posee propiedades que muchos ni se imaginan, tal y como es el caso de la residencia con un costo superior a los 15 millones de pesos que fue reactivada en sus pagos de Impuesto Predial el 29 de mayo del 2018, justo cuando este se preocupó del añejo adeudo que sostenía y que regularizó para no salir raspado en el proceso que ganó gracias al fenómeno AMLO, y no porque realmente sea un “político” de mucho arrastre y empuje; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here