Maduro confirma a México como sede de negociación con oposición venezolana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó este lunes que México será la sede de las negociaciones que se impulsan con la oposición, pero insistió en condicionar su participación en el levantamiento de sanciones y el cese de supuestos planes para derrocarlo.

“Lo que no estamos de acuerdo es que alguna gente diga que quiere participar en el diálogo y esté preparando golpes de Estado, financiamiento a delincuentes, ataques terroristas, y esté planificando magnicidios”, apuntó el mandatario.

Bajo ciertas condiciones, Maduro acepta una mesa en México de diálogo con venezolana

Las declaraciones de Maduro se producen tras la detención, más temprano, del exdiputado Freddy Guevara, un cercano colaborador del líder opositor Juan Guaidó, que ha estado detenido antes, y a quien la Fiscalía le imputará los delitos de “traición a la patria” y “terrorismo”.

El mandatario venezolano ha expresado en otras oportunidades su disposición a dialogar con la oposición, que liderada por Guaidó, no reconoce su investidura, alegando que su reelección de 2018 fue fraudulenta.

En tanto, Guaidó es reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, incluido Estados Unidos, aunque en la práctica el control institucional y territorial lo ejerce Maduro.

Las posibilidades de un nuevo diálogo se producen en medio de la disposición de Estados Unidos y la Unión Europea de revisar sanciones si avanzan negociaciones en pro de elecciones “creíbles”.

Maduro insistió en condicionar su participación al levantamiento de esta medidas coercitivas, que incluyen un embargo petrolero por parte de Estados Unidos, y han asfixiado su ya golpeada economía.

Ya lo ha pedido antes, pero expertos descartan esa posibilidad.

Mientras gobierno y oposición se encaminan a una nueva mesa de negociación desde la agotada instancia de diálogos en Barbados en 2019, Venezuela se prepara para unas elecciones de alcaldes y gobernadores el venidero 21 de noviembre, que Maduro se ha comprometido a respetar, buscando recuperar reconocimiento internacional.

La dividida oposición, que boicoteó las elecciones presidenciales de 2018 y las legislativas de 2020, enfrenta el dilema de participar o no.