México y EU unen esfuerzos para impulsar electrificación vehicular

  • Participarán representantes de los sectores gubernamental, industrial y académico; firmas piden acelerar políticas públicas y que se garantice un mayor abasto eléctrico limpio.

México y Estados Unidos integraron un grupo binacional de trabajo para la electrificación del transporte, que tiene como objetivo generar soluciones para garantizar la transición de la producción de autos de combustión interna a eléctricos.

La iniciativa forma parte de los resultados de un plan estratégico para la atracción de inversión extranjera hacia el país, implementado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y que este año ocupará parte central de su trabajo.

Durante la presentación de lo que formalmente se denomina Grupo de Trabajo México-Estados Unidos para la Electrificación del Transporte, tuvo lugar durante un evento realizado ayer en el edificio de la cancillería, en el que presentaron unidades del vehículo eléctrico mexicano Zacua.

El grupo está conformado por representantes de los sectores gubernamental, industrial y académico de ambos países.

Su objetivo es desarrollar trabajo intersectorial en cinco grandes ejes temáticos: innovación; capital humano; desarrollo de proveedores; desarrollo de infraestructura; y estructuras de gobernanza.

Tiene previsto realizar reuniones periódicas, a fin de elaborar, en el año en curso, un mapa de ruta binacional, que proporcione un diagnóstico detallado sobre el sector automotriz de ambos países y sus oportunidades en la transición eléctrica.

De acuerdo con la cancillería, con ese evento inició un proyecto que busca consolidar, a mediano y largo plazo, la posición de liderazgo de México en materia de producción de vehículos y autopartes y de atracción de inversiones para promover la transición hacia la electromovilidad coordinada, eficiente y que brinde oportunidades incluyentes de desarrollo para las comunidades y las personas en México, con una visión de desarrollo económico regional.

Durante el evento, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, explicó que México y Estados Unidos avanzarán, en conjunto, en la transición hacia la electromovilidad en seguimiento a un acuerdo alcanzado en la reciente Cumbre de Líderes de América del Norte.

El funcionario, agradeció a la Universidad de California y al gobernador del estado, Gavin Newsom, su disposición a hacia un plan común y para establecer una hoja de ruta para la transición a la electromovilidad.

Durante la presentación participaron de manera virtual David Turk, subsecretario del Departamento de Energía de los Estados Unidos; Patty Monahan, comisionada de Energía del estado de California; Liane Randolf, presidente de la Junta de Recursos del Aire de California; y José W. Fernández, subsecretario de Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Por el lado de México, participaron, la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, Martha Delgado Peralta; la titular de la Unidad de Inteligencia Económica Global de la Secretaría de Economía, Mónica Duhem; así como con Luz Elena del Castillo, CEO de Ford México; Francisco Garza, CEO de General Motors México; Bruno Cattori, CEO de Stellantis México; e Isabel Studer, de la Universidad de California.

Firmas piden acelerar transición

En su oportunidad, directores de las empresas automotrices establecidas en México externaron la necesidad de sus negocios de contar con un abasto energético limpio para acelerar en el proceso de electrificación vehicular y, además, cumplir con sus metas de descarbonización.

“Queremos ir más rápido. Realmente queremos que ya todas nuestras plantas, por lo menos en Norteamérica, hacia el 2030 ya estemos en un estándar de producción libre de emisiones y para eso hay que hacer varias cosas, lo primero es tener acceso a esas energías renovables”, dijo Luz Elena del Castillo, CEO de Ford México.

La directiva remarcó que el año pasado se vendieron en México apenas 1,400 unidades eléctricas y que apenas existen 300 estaciones de carga y 600 conexiones.

Francisco Garza, CEO de General Motors México recordó que GM, que invirtió 1,000 millones de dólares su planta de Ramos Arizpe, Coahuila para producir vehículos eléctricos a partir de 2023, ya que la firma busca que en 2035 todos sus autos sean eléctricos y descarbonizarse en 2040.

“Con ese compromiso en mente, las operaciones de GM de México requerirán de energía renovable, accesible y proveniente de fuentes de cero carbono”, indicó.