México y su nuevo enemigo

Antonio Ceja 
Un nuevo enemigo se ha postrado en territorio nacional merced a las ambiciones humanas y a la reacción nula para enfrentarlo y, aunque esta villana advirtió muchas veces que se apoderaría de México, nada se ha preparado para enfrentarla con seriedad. 
Nuevo León fue el primer bastión donde la sequía postro sus reales para ahogar a los habitantes del principal Estado empresarial del país. La cadena de reacciones sobre la crisis hídrica se ha propagado como reguero de pólvora con la salvedad que la crisis no se ha tomado en serio por parte del gobierno mexicano. Y es que nuestro país, ha abandonado las medidas precautorias globales para aminorar el cambio climático que ha generado el fenómeno; además, la multiplicación en el país del uso de carbón y combustóleo, aceleran el proceso de deterioro ambiental mexicano, y, la negativa del gobierno que encabeza López Obrador de apoyar la generación de energías limpias, termina por dar al traste, todo esfuerzo anterior por combatir el cambio climático. 
Ayer, la CONAGUA, hizo un anuncio preocupante y sombrío al declarar ESTADO DE EMERGENCIA POR SEQUÍA en territorio nacional, especialmente en los Estado del nor- noroeste del país. 
Esta noticia deberá potencial a los tres poderes del Estado para iniciar una serie de medidas para paliar este fenómeno y enfrentarlo con seriedad, so pena de ver morir a México de sed. Aunque el fenómeno es mundial, solo los países que han enfrentado una férrea lucha para combatir el cambio climático, lograran que la sequía, en teoría, sea menos devastadora. 
¿Y México? 
Quien se ha metido de lleno en el asunto de la escases de agua es el diputado federal y presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos Rubén Muñoz Álvarez quien no se ha cansado de llevar en diferentes foros la imperiosa necesidad de legislar para ordenar los recursos hídricos nacionales. Aunque su labor ha sido reconocida en los lugares donde se presenta, el legislador sudcaliforniano parece ser que no es tomado en cuenta y, hasta ahora, no se ha atrevido a subir a tribuna para plantear los alcances de la sequía que ya fue reconocida por el órgano que regula y administra las aguas nacionales. Quizás uno de los factores que influyen en Muñóz Álvarez para subir a tribuna y plantear el problema, sea el hecho de que, al ser morenista, tenga que decir que, si no se cambia, de entrada, el modelo de producción de energía nacional, el problema de la sequía se agudizará porque de nada sirve que vaya el legislador recorriendo el país advirtiendo de la sequía cuando la inacción para buscar soluciones ha estado ausente. 
El mapa de la sequía que presentó la CONAGUA para ilustrar el problema parece que poco les importa a las huestes de López Obrador y, lejos de hacer un llamado a su gabinete para enfrentar este problema que pondrá en aprietos la vida de los mexicanos y a la economía nacional, prefieren ignorar el problema esperando que se soluciones solo. Además, la iniciativa de Rubén Muñoz es más bien una propuesta preventiva por regular el uso de los recursos hídricos nacionales que debió analizarse desde hace más de 30 años y no ahora que la sequía ha sentado sus reales en la mitad del país. 
¡Basta ya de la política del avestruz! 

vea en esta liga, el mapa y su justificación:

https://smn.conagua.gob.mx/es/climatologia/monitor-de-sequia/monitor-de-sequia-en-mexico