Inicio Hable como hable ¡MOTA Y PAZ!

¡MOTA Y PAZ!

38
0

En uno de sus ataques de creatividad, la senadora por Baja California Sur (BCS), Lucía Trasvina Waldernath, propuso legalizar el cannabis con el objetivo de lograr “la paz”, esto durante su participación en un foro de seguridad.

La ideota que tuvo esta senadora es muy bueno o mala, dependiendo del punto de vista que se le vea. Por ejemplo, considero que si la mota es utilizada con fines médicos resolvería serios problemas, pero si se legaliza con fines recreativos la historia sería otra.

Ahora bien, el argumento que ofrece la senadora es pobre. No se puede garantizar la paz legalizando la droga. Qué hubiera dado Rafael Caro Quintero para que con esa visión de la Trasviña se hubiera legislado cuando sembraba esta hierba en México y era perseguido por la justicia.

Digámoslo así: si legalizar la mota es igual a acabar con la inseguridad, tráfico, secuestro y otros delitos asociados, entonces se debe legalizar cualquier tipo de droga. Así de fácil.

Para lograr la paz en México debemos combatir la corrupción, eliminar la pobreza, pero no al estilo Andrés Manuel López Obrador. Se debe combatir la corrupción depurando las instituciones de gobierno -de seguridad pública, sobretodo- porque ahí es donde nace la desigualdad.

No me voy a meter en temas sobre estudios del cannabis y su repercusión en la salud porque considero que, aunque es considerada una sustancia ilegal, tratada de forma correcta es un medicamento efectivo. Sin embargo, creo que no se trata de legalizar la droga sino regular su uso. No es lo mismo utilizar el cannabis como método medicinal que como un cigarro convencional.

Tantos años las fuerzas armadas han luchado en contra de quienes cultivan la marihuana y ahora una senadora viene a pedir que se permita su consumo para garantizar la paz…

Lamento que la Trasviña considere que permitir el uso de esta droga sea la clave para evitar muertes y problemas. Pero más lamento que asegure que el problema de la aceptación del cannabis se deba a prejuicios.

Que la senadora utilice cannabis para alguna reuma no significa que pida su legalización sin antes llevar a cabo una propuesta para su regulación, con pros y contras. Quizás no se deba prohibir para ciertas causas, pero eso no significa que se deba normalizar su consumo.

El tema no es tan sencillo. Nuestra sociedad tampoco lo es. México es un país que se cuece aparte. Para pensar en legalizar cualquier droga debemos pensar en sus efectos políticos, sociales, económicos, etcétera.

Espero sus comentarios en soy@giovannycarlos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here