Murió a los 100 años Luis Echeverría; encabezó un gobierno de claroscuros

  • Fue responsable político de las masacres de 1968 y 1971 y tuvo conflictos con empresarios por impulsar la redistribución económica a favor de los marginados.

Luis Echeverría Álvarez, presidente de la República de 1970 a 1976, quien falleció la noche del viernes a los 100 años, fue uno de los responsables políticos de la masacre de 1968, cuando era secretario de Gobernación, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, y de la del 10 de junio de 1971 en calles de la Ciudad de México, así como de reprimir a grupos opositores durante el periodo conocido como la guerra sucia.

Durante su mandato –que comenzó justo al terminar el periodo de expansión económica conocido como desarrollo estabilizador– sostuvo fuertes conflictos con empresarios del país, particularmente con el Grupo Monterrey, que lo tildaron de populista por impulsar la redistribución económica a favor de los marginados. Asimismo, en su gobierno se crearon los colegios de Bachilleres y de Ciencias y Humanidades, así como la Universidad Autónoma Metropolitana.

Prisión domiciliaria

El ex mandatario fue el único en ser acusado de cometer actos de genocidio y liberado por decisión judicial con las reservas de ley luego de tres años de permanecer en prisión domiciliaria por lo sucedido en 1968.

Luis Echeverría nació el 17 de enero de 1922 y fue postulado como candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la primera magistratura sin haber ocupado cargos de elección popular. También fue abanderado por los partidos Popular Socialista (PPS) y Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM). Obtuvo 86.02 por ciento de los votos contra 13.98 de su contrincante, el panista Efraín González Morfín. Sucedió en el cargo a Gustavo Díaz Ordaz.

Echeverría ejerció un mandato de claroscuros. Transformó su personalidad a partir de su postulación: pasó de funcionario serio e introvertido a parlanchín y sonriente; izquierdista hacia fuera y crítico del modelo de desarrollo estabilizador, al que prometió sustituir por el de desarrollo compartido.

Antes de convertirse en abanderado priísta, cubrió su personalidad con un manto protector poco menos que impenetrable, según varios historiadores. Luego, como presidente, a diferencia de Díaz Ordaz, quien mostraba sus estados de ánimo, Echeverría dominaba sus emociones, pero tanto en su vida personal como pública mostraba su gusto por el desarrollo de los pueblos indígenas y sus expresiones artísticas y culturales.

Concluyó su mandato en 1976, dejando al país en medio de una grave crisis económica a causa de la primera devaluación del peso desde la posguerra de 1945, al pasar de 12.50 a 23 pesos por dólar.

En el mundo privaba una crisis financiera generada también por la guerra de Vietnam, se vivía la guerra fría y el gobierno de Estados Unidos, por medio de la Agencia Central de Inteligencia, impulsó golpes de Estado y la instauración de gobiernos autoritarios en naciones de América Latina como Brasil, Chile, Argentina y Uruguay.

Mientras ello ocurría a escala internacional, en su mandato comenzó la construcción del Circuito Interior de la Ciudad de México para agilizar el tránsito vehicular y se dio gran importancia al desarrollo de centros turísticos de playa, iniciando con el más ambicioso: Cancún, en la península de Yucatán. También Ixtapa, en Zihuatanejo, Guerrero, y se ideó el desarrollo turístico de Los Cabos y Loreto, al crear en 1974 el estado de Baja California Sur. Al mismo tiempo, enfrentó a los cacicazgos que aún existían en el país y promovió el reparto agrario en diversas regiones.

En su gobierno se dieron los primeros hallazgos importantes de crudo, recurso no renovable que tan sólo unos años más tarde darían a su sucesor, José López Portillo, los argumentos suficientes para decir a los mexicanos que debíamos acostumbrarnos a administrar la abundancia, aunque su gestión sería señalada por casos de corrupción y nacieron las crisis económicas recurrentes.

Desde su política de desarrollo de las naciones del Tercer Mundo buscó un nuevo orden económico; estuvo cerca de los regímenes socialistas de Chile y Cuba. Otorgó asilo político a Hortensia Bussi, esposa del presidente Salvador Allende, cuando éste murió en 1973 al ser derrocado por el dictador Augusto Pinochet. Sin embargo, al mismo tiempo designó como agregado militar en ese país al general Manuel Díaz Escobar, creador de Los Halcones.

Su gobierno concedió asilo a miles de chilenos y, una vez que se obtuvo el salvoconducto para los refugiados en la embajada mexicana, se rompieron las relaciones con el gobierno golpista. Sin embargo, reprimió los movimientos de la izquierda nacional.

En ese contexto, el 14 de marzo de 1975 Echeverría acudió a la Universidad Nacional Autónoma de México a inaugurar el año lectivo, pero tuvo que salir del auditorio de la Facultad de Medicina –adonde acudió una multitud– protegido por elementos del Estado Mayor Presidencial, y fue el primer mandatario en ser descalabrado por una piedra, que le pegó en la frente.

Nadie había olvidado que el gobierno en que él se desempeñó como secretario de Gobernación reprimió la movilización estudiantil y perpetró la masacre en la Plaza de las Tres Culturas, llevó a cientos de estudiantes al Campo Militar Número y luego los encarceló en el Palacio Negro de Lecumberri.

Serie de secuestros

Entre los conflictos del entonces presidente con los grupos empresariales por sus políticas sociales y la formación de grupos armados, la Liga Comunista 23 de Septiembre pretendió secuestrar en 1973 al más poderoso y célebre integrante de la iniciativa privada de aquel entonces, Eugenio Garza Sada. El intento de plagio resultó en su asesinato, lo que derivó en la creación del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En su mandato vendrían los plagios del director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Julio Hisrchfield Almada, y el de su suegro y ex gobernador de Jalisco, José Guadalupe Zuno, por las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo (FRAP). A esta organización también se atribuye oficialmente la muerte de Carlos Ramírez Ladewig, líder moral de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), y estuvo involucrada en el plagio y homicidio del empresario Fernando Aranguren y el cónsul honorario de Inglaterra en Guadalajara Anthony Duncan Williams, en octubre de 1973.

En su mandato (1970-1976) se aprobaron 48 reformas a la Constitución. Para mejorar la economía nacional, se formó la Comisión Nacional Tripartita, integrada por empresarios, líderes sindicales y funcionarios públicos que estudiarían y darían resolución a los problemas. Se creó el Instituto de Fomento Nacional a la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) y las secretarías de Turismo y de la Reforma Agraria, así como la Comisión de Estudios del Territorio Nacional. Se creó el calendario de 160 horas de labores al mes, de lunes a viernes, para los trabajadores al servicio del Estado.

Al concluir su gestión, Echeverría fue miembro del comité ejecutivo de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (1977) y embajador mexicano itinerante durante 1977 y 1978.

Aspiraciones en la ONU

Presentó su candidatura para ejercer la secretaría general de la ONU en 1981 y se retiró para permitir la elección del peruano Javier Pérez de Cuéllar.

Aunque los grupos guerrilleros surgieron en México una década antes, en 1971 estas organizaciones se multiplicaron y se iniciaron los actos más estructurados de persecución y represión gubernamental en contra de líderes campesinos como Genaro Vázquez y Lucio Cabañas Barrientos.

Un año antes de concluir su mandato, puso en marcha la llamada Operación Cóndor en la zona serrana que comprende Sinaloa, Chihuahua y Durango (actualmente conocido como el Triángulo Dorado). Con ello se permitió el ingreso de agentes extranjeros para combatir el cultivo de enervantes.

En julio de 1976, su gobierno llevó a cabo el llamado golpe al diario Excélsior, reprimiendo así las expresiones críticas que había desde ese medio de comunicación, con lo que expulsó de la cooperativa a Julio Scherer García y un grupo de colaboradores.

El 11 de agosto de 1976, un comando pretendió secuestrar a Margarita López Portillo, hermana del presidente electo, José López Portillo.

Sobre la masacre cometida por el grupo paramilitar conocido como Los Halcones en la Calzada México-Tacuba el 10 de junio de 1971, una decisión judicial emitida en 2005 puso fin a cualquier posibilidad de procesarlo penalmente.

En septiembre de 2005, integrantes del Comité 68 Pro Libertades Democráticas presentaron una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington contra la impunidad que advertían en la investigación en México, y acusaron al Estado mexicano de negar sistemáticamente justicia en ese caso.