Inicio Balconeando ¿NUEVA NORMALIDAD?

¿NUEVA NORMALIDAD?

2
0

Asomarse a eso que llaman la “nueva normalidad” a muchos nos da miedo, en principio porque oficializa la idea de que ya nada volverá a ser como lo hasta ahora conocido; o sea que la vida de aquí en adelante será muy diferente a la que teníamos cuando la pusimos en pausa hace dos meses atrás.

La expresión en sí misma encierra una falacia, un artificio, una invención. ¿Qué puede tener de normal vivir metidos en prácticas y restricciones tan ajenas a nuestra propia naturaleza? ¿Cómo acostumbrarnos a no poder acercarnos a los demás? En otras palabras no poder tocar, ni besar, ni abrazar a los que queremos como premisa sostenida nos resultará insoportable, pues presupone reprimir nuestros impulsos más naturales y una de nuestras más básicas necesidades.

¿Cuándo aceptaremos que el cuerpo de otro siempre será percibido como riesgo, como amenaza? ¿Cuándo aceptaremos que nuestros semejantes hay que verlos como vectores, como transmisores de un patógeno, como propagador del virus, de la enfermedad y de la muerte?

¿Quién no sintió en estos últimos días un extraño desasosiego obligado y esquivar un beso, renegar de un abrazo, o ceder el paso a más de uno para no respirar junto a ellos?

Por eso, y a medida que nos sumergimos en la aplastante aceptación de esta realidad nos vamos incorporando a lógicas tan extravagantes como fastidiosas. Máscaras, jabones, desinfectantes y fumigaciones que nos auguran la entrada a un tiempo dominado por la fatiga de mantener a raya cualquier amenaza invisible.

¿Qué puede tener de nuevo la aplicación de políticas, esta vez sanitarias, que cierran fronteras, limitan libertades individuales, desconocen derechos personalísimos y naturalizan con las mejores intenciones inéditas formas de discriminación?

¿Cuál es la novedad que implica una apertura segmentada, guiada por protocolos y tutoriales que nos irán permitiendo en el mejor de los casos poder volver a trabajar, a producir, a sostener algunos vínculos hasta ahora acotados?

Definitivamente creo que esto va para la largo, ello pese a que vivimos en una era tecnológica tenemos un nivel de incertidumbre notable, pues mucho de lo que hoy se dice al otro día no es válido, lo que tiene cierta similitud con una adivinanza.

Por ello cada decisión de apertura que se nos ofrece lleva implícita a la vez la posibilidad de volver a cerrar. O sea, no hay certeza alguna.

La “nueva normalidad” no incluye la posibilidad de abrazarse ni tan siquiera de acercarse. Se debe mantener a rajatabla el “sano distanciamiento social” y, en el caso de tener balcón, un jardín o una terraza, entonces los encuentros deberán darse desde lejos y en el exterior.

La letra chica de la “nueva normalidad” ha generado confusión y debate, pues la sola idea de emparejar dos familias de manera estricta no parece fácil de implementar. Con tanto divorcio, tanta familia ensamblada y muchos adolescentes desesperados por reencontrarse con sus amigos, la disputa por el control de la elección trae más discusiones que alivio.

Está visto que las nuevas formas y criterios de discriminación ahora vendrán inscritas con el catálogo del Coronavirus. Luego entonces habrá que estar muy atentos a la llegada de la “nueva normalidad”; por lo que quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here